Pascua Militar

La Pascua Militar tiene una profunda tradición en la vida castrense española. Su celebración se remonta al reinado de Carlos III, cuando el 6 de enero de 1782 se recuperó la localidad menorquina de Mahón, que se hallaba en poder de los ingleses.

Como expresión de júbilo, Carlos III ordenó a los virreyes, capitanes generales, gobernadores y comandantes militares que, en la fiesta de la Epifanía, reuniesen a las guarniciones y notificasen en su nombre a jefes y oficiales de los ejércitos su felicitación.

De acuerdo con lo establecido en el R. D. núm.913/2002, de 6 de septiembre, sobre "Representación Institucional de las Fuerzas Armadas", se organizan, para conmemorar esta fecha, diferentes actos presididos por el general o almirante que corresponda, en aquellas ciudades designadas como sede de dicha representación, es decir, La Coruña, Barcelona, Cartagena, Rota, Valencia, Sevilla, Santa Cruz de Tenerife, Palma de Mallorca, Ceuta y Melilla.

Igualmente se celebra un acto similar en la localidad de Mahón.

En Madrid, como capital de España, S. M. el Rey, acompañado por S. M. la Reina, con la asistencia del presidente del Gobierno y los ministros de Defensa e Interior, reciben en el Palacio Real de Madrid a una nutrida representación de las Fuerzas Armadas y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, encabezadas por los responsables del Estado Mayor de la Defensa, de los Ejércitos y la Armada, de las Reales y Militares Órdenes de San Fernando y San Hermenegildo, de la Real Hermandad de Veteranos y de la Guardia Civil. Con anterioridad, S. M. el Rey pasa revista a toda la Guardia Real formada en la Plaza de la Armería al mando de su Coronel.