Acto de presentación de cartas credenciales a S. M. el Rey

En virtud de lo dispuesto por el artículo 63, apartado 1 de la Constitución Española, “El Rey acredita a los embajadores y otros representantes diplomáticos”, para ello, se recurre a un acto de especial relevancia: la presentación de cartas credenciales.

El acto de presentación de las cartas credenciales, puede ser considerado una de las ceremonias más solemnes de la vida diplomática de un país. En sí mismas, las cartas credenciales constituyen documentos oficiales mediante los cuales el jefe de estado remitente, presenta al embajador extraordinario y plenipotenciario, quien será su representante, ante el jefe de estado receptor. En ellas consta el carácter representativo del diplomático, se expresa su confianza en su capacidad, se detalla su misión y la amplitud de sus facultades, al tiempo que se solicita plena fe y crédito a las actividades que emprenderá en nombre de su gobierno, dando lugar a una cordial relación con las autoridades de los dos países.  Mediante ellas en definitiva ambos países se comprometen a mantener y promover relaciones de respeto, cooperación y colaboración entre ambas naciones y sus pueblos.

El acto de presentación de cartas credenciales no tiene una frecuencia periódica puesto que depende del placet (aprobación por parte del estado receptor al nombramiento de un embajador extranjero), haciendo coincidir, eso sí, su presentación ante S. M. el Rey de varias delegaciones el mismo día.

La Guardia Real participa contribuyendo a la eficacia del sistema de seguridad y a la brillantez del acto mediante las siguientes acciones de:

  • Escolta solemne de la Sección de

  • Motos a S. M. el Rey.

  • Seguridad en el Palacio Real de Madrid.

  • Honores a S. M. el Rey.

  • Escolta solemne a caballo a los embajadores.

  • Honores a los embajadores que presenten sus cartas credenciales.

Para ello, la Guardia Real despliega una serie de personal y medios repartidos entre:

  • Escuadrón de Escolta Real, Escuadra de Gastadores, compañías del Grupo de Honores, Unidad de Música y Sección de Motos .

  • La Escuadra de Gastadores, las compañías del Grupo de Honores y la Unidad de Música forman en la plaza de la Armería de Palacio Real y posteriormente la Bandera Nacional ocupa su puesto en formación.

  • Durante ese proceso el Escuadrón de Escolta Real establece las escoltas de cada uno de los embajadores, recogiéndoles en el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación  y recorriendo los itinerarios marcados hasta Palacio Real de Madrid.