Reales y Militares Órdenes

Desde 1814 hasta 1920




Primera parte

El 22 de marzo de 1814, Fernando VII regresa definitivamente a España y el 4 de mayo suspende las Cortes de Cádiz, quedando abolido todo lo legislado por ellas, y por lo tanto también el Decreto de creación de la Orden de San Fernando. Pero el Rey, queriendo distinguir de alguna manera a todos los que han contribuido a la victoria, ordena a su Secretario de Estado y del Despacho de la Guerra, Don Francisco de Eguía, que consulte con el General Wellington, haciéndolo por carta de 18 de mayo. El 12 de junio, el Generalísimo Wellington responde a la carta, proponiendo que fuera la Orden de San Fernando, reformándola en cuanto a suprimir los juicios contradictorios o informes, la que sirviera para premiar no solo el valor, sino también la Constancia en el servicio al cabo de 25 años. La carta y contestación, se remiten al Consejo Supremo de Guerra, que recaba el parecer del Fiscal Militar, el cual añade algunas restricciones e informa al Consejo. Mientras tanto se recibe una instancia dirigida al Rey de D. Gaetano Pastore (Cayetano Pastor), Comandante de la División Siciliana, solicitando una distinción para los militares que habían servido en la guerra, añadiendo una relación de Oficiales.Foto: S.M. el Rey Fernando VII, Jefe y Soberano de la Orden.

Todo pasa al Consejo que, separándose del parecer del General Wellington en cuanto que la misma Cruz de San Fernando premiase dos méritos tan diferenciados (el valor y la constancia), propone para premiar la constancia una nueva Orden Militar que se llamaría de San Hermenegildo o de San Recaredo, preparando los dos Reglamentos. El Consejo se reúne en Sala de Gobierno el 24 de octubre presidido por el Infante D Carlos como Vicepresidente del mismo, y prepara el informe definitivo para el Rey. Dicho informe es visto por el Rey y, en el mismo margen del oficio de remisión, firma el 28 de noviembre su aprobación para la reforma de la Orden de San Fernando y creación de la nueva Orden de San Hermenegildo. Después de algunas pequeñas correcciones, el Consejo se vuelve a reunir el 2 de enero de 1815 presentando a S.M. la reforma definitiva, quien firma en el margen el 19 de enero de 1815, la aprobación del segundo Reglamento de San Fernando, que incluye también el primero de San Hermenegildo, cambiando el nombre de “Orden Nacional” por el de “Real y Militar Orden”. En éste Reglamento conjunto y tras una introducción común, los 36 primeros artículos corresponden a la Orden de San Fernando y los 8 siguientes a la de San Hermenegildo. Se mantuvieron las mismas clases de cruces pero se eliminó el juicio contradictorio, pasando a ser la concesión del premio por gracia real.

Para corregir ciertas complicaciones y dudas surgidas en la aplicación de este reglamento, así como para evitar la devaluación de la Orden, el 10 de julio de 1815, seis meses después, se publicó el tercer Reglamento, también común con el segundo de San Hermenegildo, aunque ya perfectamente diferenciados y con articulado independiente. En este Reglamento se instituyeron hasta siete clases de cruces, cinco de oro y dos de plata y se consideraba que cuatro servicios “distinguidos” equivalían a uno “heroico” . Además se recupera el juicio contradictorio y se regulan los plazos y su tramitación y también se regula la solemnidad en la imposición de la condecoración.

Subir

Segunda parte

Foto: S.M. la Reina Isabel II luciendo la Placa y Banda de la Gran Cruz de la Orden.El número de solicitudes cursadas durante el Trienio Constitucional (1820 - 1823) descendió considerablemente al ir quedando los hechos de armas de la guerra contra Napoleón un poco lejanos, aunque seguían produciéndose por acciones en tierras americanas. En este período retoma la Orden el título de “Nacional” y el Reglamento original acordado en las Cortes de Cádiz en 1811. En 1820 se implantó el uso del manto ceremonial a imitación de otras órdenes y, para su bordado, se creó el modelo de Cruz formado por cuatro espadas unidas por los pomos que caracterizará desde entonces y para siempre a los caballeros laureados de San Fernando, reemplazando a las placas de 1ª y 2ª Clase a partir de 1856.

Al regreso del Rey Fernando VII, con la ayuda de los Cien Mil Hijos de San Luís, en 1823, se produjo la nulidad de todos los actos de Gobiernos y Cortes del período anterior y con fecha de 1 de octubre y por Real Decreto se restableció el reglamento de julio de 1815. Al año siguiente, se anularon todas las cruces concedidas por el gobierno revolucionario del Trienio pero, sin embargo, fueron concedidas muchísimas a los militares galos que entraron en España en ayuda del Rey, dadas mas a título honorífico, por agradecimiento, que por premiar el valor; no se sujetaban a los preceptos reglamentarios.

Foto: S.M. el Rey Alfonso XII, Soberano de la Orden.En 1833, con la Reina Gobernadora María Cristina, se revisó el Reglamento de julio de 1815; los cambios no fueron de importancia, se regularon los juicios contradictorios para la concesión de cruces y el ceremonial para la imposición de éstas. Durante la Guerra Carlista (1833 - 1840) se prodigó, en ambos bandos, la concesión de estas Cruces. Por Real Orden de 12 de agosto de 1847, se suspendieron las permutas de cuatro cruces por acciones distinguidas por una laureada de valor heroico.

En 1856, siendo el General O´Donnell presidente del Consejo de Ministros y Ministro de la Guerra promueve una reforma para acabar con la prodigalidad en las concesiones y devolver a la Orden su prestigio fundacional. Entre otras reformas se cambian los modelos de cruces, apareciendo las cuatro espadas en las de 1ª y 2ª clase, y se empieza a estudiar el cambio del Reglamento de 1815. A pesar de los anteriores cambios, durante la Guerra de África (1859 - 1860) también se concedieron numerosas recompensas, posiblemente por el sentimiento nacional que produjo esta contienda. El 18 de mayo de 1862 la Reina Isabel II sanciona el cuarto Reglamento, promovido por el General O´Donnell, que duraría hasta 1920. En él se mantenían cinco clases de cruces y se exigía para su concesión el juicio contradictorio. En 1904 se reguló de manera más precisa la concesión de las Corbatas.

La Ley de Bases para la reorganización del Ejército de 29 de junio de 1918, cambia la trayectoria de la Orden de San Fernando. En dicha Ley se suprimen las clases que premiaban las acciones distinguidas, que serán premiadas a partir de ese momento por la Medalla Militar. Se deja únicamente una sola categoría para premiar los actos heroicos, la Cruz Laureada, desde soldado a General. La Gran Cruz se reserva solo a los Generales en Jefe. Sin temor a equivocarnos, podríamos decir que aquí acaba una etapa de la Orden y comienza, con la promulgación del Reglamento de 1920, otra muy distinta.

Subir


Descargas

© Copyright 2011 Ministerio de Defensa de España P. de la Castellana, 109 28071 Madrid - Tlf.: (34) 91 395 50 00