Ministerio de Defensa de España

Defensa explica cómo será el trabajo de los 2000 rastreadores militares a disposición de las Comunidades Autónomas

27/08/2020 Twitter En la sede del Ministerio

Se han detallado las habilidades y capacidades que deben reunir para desempeñar sus funciones

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha asistido esta mañana a un encuentro informativo ofrecido por la subsecretaria de Defensa, María Amparo Valcarce, para explicar la propuesta del presidente del Gobierno de poner a disposición de las Comunidades Autónomas 2.000 efectivos de las Fuerzas Armadas para realizar labores de rastreo, especialmente a aquellas que tienen más dificultad.

Valcarce ha puesto en valor la amplia experiencia acumulada por las Fuerzas Armadas durante la operación ‘Balmis’ contra la Covid-19 y ha resaltado también su alta cualificación técnica, capacidad de despliegue y amplísima experiencia en emergencias.

La subsecretaria de Defensa ha subrayado que todos los rastreadores militares están ya a disposición de las Comunidades Autónomas previa solicitud al Ministerio de Sanidad. Y ha insistido en que las Fuerzas Armadas y la Sanidad Militar, gozan de una gran valoración ciudadana y de una magnífica relación de colaboración con las Comunidades Autónomas, lo que permite flexibilidad para adaptarse a los distintos protocolos.

Valcarce ha indicado que Defensa podría poner a disposición hasta 2 000 militares a petición de las Comunidades Autónomas y ampliar incluso su capacidad de formación si se solicitara, permaneciendo “el tiempo que haga falta” al servicio de la ciudadanía.

También ha recordado que el Ministerio de Defensa creó un Sistema de Rastreo para la detección precoz y vigilancia epidemiológica, así como capacitación a personal militar como rastreadores, para garantizar una capacidad y control suficientes con los que detectar el incremento de la transmisión de la Covid-19 entre el personal de las Fuerzas Armadas.

Para ello se puso en marcha un curso de rastreadores online, tomando como referencia el del Centro Internacional John Hopkins, adaptado a las necesidades y a la disponibilidad del personal de las Fuerzas Armadas y las propias condiciones de su puesto de trabajo.

La subsecretaria de Defensa ha detallado que el citado curso de rastreadores se compone de 5 módulos de formación en los que se da información sobre aspectos básicos de la enfermedad de la Covid-19, cuyo objetivo principal es dotar al personal que lo realice de los conocimientos necesarios para poder efectuar un seguimiento eficaz de los contactos, obtener la información necesaria para discriminar los posibles casos, calcular el tiempo de cuarentena en función de los datos obtenidos y dar apoyo a las personas afectadas.

Además, los rastreadores profundizan en el conocimiento del virus y la enfermedad, cuadros clínicos, períodos de incubación e infectivo, factores de riesgo, mecanismos de trasmisión, medidas de prevención, procedimiento para el rastreo de contactos y principios de actuación entre otros aspectos, todo ello teniendo en cuenta los aspectos relacionados con la protección de datos y principios de la comunicación para conseguir un intercambio de información eficaz.

La subsecretaria ha incidido en que “no todos los militares pueden ser rastreadores” y en la importancia del proceso de selección, “porque significa elegir al personal más apropiado y cualificado para esta tarea”.

Posteriormente, los dos enfermeros de la Unidad Militar de Emergencias (UME), que ya han trabajado como rastreadores en el ámbito militar, han explicado su experiencia durante toda la operación ‘Balmis’.

Ambos se han mostrado muy satisfechos con el “servicio que presentan a la sociedad” y han destacado “la complejidad” que supone actuar en los casos en los que se decide el aislamiento. En estos casos, el protocolo incluye soluciones para enfermos que convivan con personas con patologías, viviendas pequeñas o en otros supuestos en los que no sea posible el aislamiento.

Por último, la directora del Instituto de Medicina Preventiva de la Defensa, teniente coronel María del Carmen Aríñez Fernández ha hablado de su trabajo en Balmis y de su amplia experiencia en medicina preventiva y en la coordinación con el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), del Ministerio de Sanidad.

FORMAS DE ACTUACIÓN

La subsecretaria de Defensa ha resaltado la coordinación entre el Ministerio de Defensa y el Ministerio de Sanidad. Las Comunidades Autónomas realizarán su petición motivada y por escrito al Ministerio de Sanidad, que las valorará y trasladará al Ministerio de Defensa. Éste pondrá en marcha su protocolo de actuación, que se apoya en el conjunto de las Fuerzas Armadas (especialmente la UME) y en la Sanidad Militar y en el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES).

Está previsto que las Comunidades Autónomas reciban, con carácter inmediato, el protocolo de actuación a seguir.

“Se trata de un protocolo de Defensa con una respuesta rápida, eficaz y al servicio del ciudadano, incluso desde que se produce la misma sospecha del brote. Además, tenemos capacidad de respuesta en toda España”, ha destacado Valcarce.

Y ha incidido que “se basa en la coordinación de los equipos con procedimientos comunes y en la colaboración con las comunidades autónomas”.

PERFILES DE LOS RASTREADORES

Los rastreadores de las Unidades de Vigilancia Epidemiológica (UVE) se formarán en Covid-19, rastreo y comunicación, y tendrán conocimiento de la zona de influencia. Estarán capacitados en los principios básicos de la transmisión, la prevención y el control de la Covid-19; la forma de reconocer a tiempo los signos y síntomas; técnicas de comunicación; y las cuestiones de ética en torno a la vigilancia de Salud Pública.

Por el tipo de información que deben manejar y los contenidos encomendados deberán ser seleccionados entre personal de confianza de las UCO (Unidades, Centros y Organismos), preferiblemente con perfil sanitario, con buena capacidad comunicativa y con conocimientos básicos de ofimática.

Más Info