Reales Ordenanzas para las Fuerzas Armadas

Reales Ordenanzas para las FAS

Las Reales Ordenanzas para las Fuerzas Armadas constituyen el código de conducta de los militares y definen los principios éticos y las reglas de comportamiento, de acuerdo con la Constitución y el resto del ordenamiento jurídico.

El Real Decreto aprobado por el Consejo de Ministros de 6 de febrero de 2009, que sustituye a las Reales Ordenanzas vigentes desde 1978, culmina un proceso de elaboración iniciado en 2005. Este proceso, impulsado desde el Ministerio de Defensa, ha contado con una amplia participación del ámbito de las Fuerzas Armadas, incluyendo a oficiales, suboficiales y personal de tropa y marinería, hombres y mujeres de los tres ejércitos, así como del Estado Mayor de la Defensa, entre otros. Asimismo, ha contado con el preceptivo informe favorable del Consejo de Estado.

Las Reales Ordenanzas para las Fuerzas Armadas de 2009 actualizan diversos preceptos tradicionales de las anteriores ordenanzas y, al mismo tiempo, incorporan normas y criterios acordes con la sociedad española actual, el escenario internacional y las misiones encomendadas hoy a las Fuerzas Armadas por la Ley Orgánica de la Defensa Nacional de 2005.

Historia

Históricamente se denominaba “ordenanzas” a un conjunto de normas que sistematizaban el régimen de los militares en sus variados aspectos.

Desde la Edad Media aparecen con este nombre diversas regulaciones que fueron aprobadas por los Reyes Católicos y Carlos I, entre otros gobernantes. En 1748, Fernando VI estableció las ordenanzas para el Gobierno militar, político y económico de su Armada naval.

Son especialmente recordadas las “Ordenanzas de Su Majestad para el régimen, disciplina, subordinación y servicio de sus exércitos”, dictadas por Carlos III en 1768.

En los inicios de la etapa constituyente se puso en marcha el proceso de revisión de las antiguas ordenanzas, que culminó con la promulgación en diciembre de 1978 de la Ley de Reales Ordenanzas para las Fuerzas Armadas.

Las ordenanzas cuentan con una larga tradición en la formación y regulación del ejercicio profesional de los militares, si bien en el pasado incluían otros muchos aspectos además de las reglas de comportamiento y fijaban criterios en materia de régimen interior para el funcionamiento de las unidades, ceremoniales, régimen disciplinario, reclutamiento, sanciones o justicia hoy regulados con normativa específica.

Las “Ordenanzas de Su Majestad para el régimen, disciplina, subordinación y servicio de sus exércitos”, dictadas por Carlos III en 1768, estaban dirigidas al Ejército de Tierra, aunque también fueron aplicadas a la Armada y adaptadas por el Ejército del Aire a partir de su creación ya en el siglo XX.

Aunque el paso del tiempo, la transformación de los Ejércitos y la normativa dejaron obsoletas la mayor parte de las Ordenanzas de Carlos III, algunos de sus principios morales más intemporales han seguido estudiándose en las academias militares hasta bien avanzado el siglo XX.

Elaboradas en paralelo a la propia Constitución, el ministro de Defensa, el general Gutiérrez Mellado impulsó con estas Reales Ordenanzas la adaptación de las Fuerzas Armadas al Estado de Derecho y entre otros aspectos introdujo el conocimiento, acatamiento y subordinación de las FAS a la Constitución; impulsó la profesionalidad y la neutralidad política de los militares.

Por su parte, el contenido de las Ordenanzas de 1978 relativo al régimen de personal de las Fuerzas Armadas ha sido sustituido por normativa posterior de 1989, 1999 y la actualmente vigente Ley de la Carrera Militar de 2007.

La actualización de las Reales Ordenanzas tiene como puntos de partida la Ley Orgánica de la Defensa Nacional de 2005 y, más tarde, la Ley de la Carrera Militar de 2007. De esta última norma, el Real Decreto de las Reales Ordenanzas para las Fuerzas Armadas contiene y desarrolla las 15 reglas esenciales del comportamiento del militar.

El proceso de elaboración de las Reales Ordenanzas ha contado con una amplia participación del ámbito de las Fuerzas Armadas. Han intervenido oficiales, suboficiales y personal de tropa y marinería, hombres y mujeres de los tres ejércitos, del Estado Mayor de la Defensa y de los cuerpos comunes. En todo este proceso han participado diversas áreas del Ministerio de Defensa, así como otros departamentos del Gobierno.

Por su parte, el Consejo de Estado, en sesión del 10 de julio de 2008, emitió por unanimidad un dictamen favorable, en el que no presenta objeción alguna a su rango legal ni a su contenido, y considera que la norma se ajusta al ordenamiento jurídico.

Las Reales Ordenanzas establecen reglas de comportamiento de aplicación general para cualquier militar, sin distinciones por categorías y empleos, y ocupan un lugar central en la formación tanto de soldados y marineros como de suboficiales y oficiales.

La actualización de las Reales Ordenanzas ha permitido su adaptación a la evolución propia de la sociedad y del entorno internacional. Se incorporan artículos cuyos contenidos son novedosos, como son la importancia de la acción conjunta en las Fuerzas Armadas y la actuación del militar en las nuevas operaciones de paz y ayuda humanitaria, de seguridad y bienestar de los ciudadanos, y de evacuación y rescate, que se definen en la Ley Orgánica de la Defensa Nacional, debiendo ajustar su conducta en todo momento, también durante las operaciones de combate, al Derecho Internacional Humanitario.

También contienen otros artículos que tienen un carácter relevante en la actividad diaria del militar, como son los referidos a la conciliación de la vida profesional, personal y familiar así como la igualdad de género, el cuidado de la salud y la prevención de riesgos en el trabajo. También, en lo relacionado con la convivencia, se destaca el fomento del compañerismo y la integración intercultural. Por otra parte, se recalca la formación del militar en los valores constitucionales, contemplando la pluralidad cultural de España, principios éticos y reglas de comportamiento.

Legislación

En el inicio del proceso de renovación de las Reales Ordenanzas se encuentra la Ley Orgánica de la Defensa Nacional de 2005, que establecía legislar mediante ley las reglas esenciales, y mediante Real Decreto su desarrollo en unas Reales Ordenanzas para las Fuerzas Armadas. Este Real Decreto contiene y desarrolla las 15 reglas esenciales del comportamiento del militar que figuran en la Ley de la Carrera Militar de 2007.

La Ley de la Carrera Militar de noviembre de 2007, recogiendo el mandato del artículo 20 de la Ley Orgánica de la Defensa Nacional, estableció 15 reglas esenciales que definen el comportamiento de los militares (artículo 4). El Real Decreto de las Reales Ordenanzas recoge y desarrolla estas reglas.