Defensa en la era digital

26/04/2021 Twitter

Los ciberataques son silenciosos y, a menudo, imperceptibles. Aprovechan alguna debilidad o vulnerabilidad de los sistemas informáticos para infiltrarse en ellos y afectar a cualquier ciudadano o institución, también a elementos críticos para la Defensa y las operaciones militares. El órgano responsable de asegurar la libertad de acción de las Fuerzas Armadas en este nuevo campo de batalla es el Mando Conjunto del Ciberespacio (MCCE).

Es la unidad más joven de las Fuerzas Armadas. Se constituyó en mayo de 2020 como la culminación de un proceso en el que se fusionaron la Jefatura de Sistemas de Información y Telecomunicaciones de las FAS y el Mando Conjunto de Ciberdefensa. Ahora, además de sus funciones «ciber», se pueden acometer misiones sobre los sistemas de mando y control y también sobre guerra electrónica que antes no tenía atribuidas.

«El Mando está a pleno rendimiento; para ello, se ha organizado creando nuevas jefaturas por áreas de conocimiento», explica el contralmirante Javier Roca, segundo comandante del MCCE. «En el ámbito ciberespacial participamos en las operaciones permanentes, en la Misión Baluarte y apoyando las operaciones en el exterior; en el área de mando y control, estamos inmersos en conseguir la capacidad operativa inicial del Sistema de Mando y Control Nacional (SC2N), primera prioridad del jefe de Estado Mayor de la Defensa».

Entre los objetivos más inmediatos del Mando se encuentran también los de aumentar su plantilla y consolidar el futuro Sistema de Combate del Ciberespacio (SCOMCE). «Este sistema —añade el contralmirante Javier Roca— permitirá al conjunto de las Fuerzas Armadas operar en total coordinación y adiestrarse convenientemente para proteger y defender nuestras redes y sistemas en el caso de que sean atacados».

Seguir leyendo

Más Info