Tierra adentro y en los mares

31/03/2021 Twitter Artículo de la Revista Española de Defensa número 381

Cuando se accede al Cuartel General de la Armada se debe pasar un control de seguridad que ejercen los miembros de la Agrupación de Infantería de Marina de Madrid (AGRUMAD). Estamos ante una misión que solo es la más visible de esta dinámica y polivalente unidad, que se adapta rápidamente a las necesidades del siglo XXI, ya sea la utilización de los sistemas de entrenamiento virtuales o el empleo de drones, o situaciones excepcionales, como el COVID-19 o las recientes nevadas de la tormenta Filomena.

Tampoco la AGRUMAD ha perdido ese espíritu de los miembros de la Armada por el mar, su escenario natural, ya que sus Equipos Operativos de Seguridad (EOS) participan en las misiones que se les encomienda a bordo de los navíos de la Armada. Así, actualmente uno de estos equipos trabaja embarcado en la fragata Cristóbal Colón, buque insignia de la Fuerza Naval Permanente de la OTAN (SNMG-2) en el Mediterráneo. La presencia de la Infantería de Marina en la capital de España se remonta a finales del siglo XVII. Desde entonces su misión básica no ha cambiado: proporcionar seguridad física a las instalaciones y personal de la Armada en Madrid. «Esta es la única unidad de la Flota que no solo no está en la costa sino que, además, se ubica en la capital de España, lo que supone una peculiaridad y un importante papel institucional», comenta el coronel Manuel Barrera de Segura, actualmente al frente de la AGRUMAD.

La unidad está encuadrada en la denominada Fuerza de Protección (FUPRO) de Infantería de Marina, que desde su creación en 2004, además de mantener las tradicionales misiones de protección a autoridades, instalaciones navales, acuartelamientos y buques, contribuye en la misión de seguridad marítima.

La FUPRO creó un nuevo tipo de unidades, los aludidos EOS, equipos que embarcan en los navíos de la Armada en operaciones internacionales para proporcionar seguridad en las inspecciones de barcos sospechosos y ejecutar los abordajes dentro de las operaciones de vigilancia e interdicción marítima, además de asegurar la protección del navío desde el que se opera, principalmente en puerto.

La preparación de estos EOS y del resto de la fuerza de la AGRUMAD precisa de un dinámico plan de instrucción diario, que se ha visto reforzado con las tecnologías virtuales. Así, durante los últimos años se han instalado en su acuartelamiento, sito en la madrileña calle de Arturo Soria, un simulador táctico o Virtual Battle Space (VBS), en el que, además de desarrollar digitalmente zonas de actuación (incluidas las edificaciones), ya sean nacionales o internacionales, permite realizar la instrucción táctica militar y ensayos de misión.

Seguir leyendo

Más Info