Escudonota de prensa
Oficina de Comunicación

MINISTERIO
DE DEFENSA

¿Estamos solos en el Universo?

19/11/2019 Twitter Artículo de la Revista Española de Defensa número 366

No es fácil responder a la pregunta que el Centro de Astrobiología (CAB) se plantea desde hace 20 años. ¿Qué es la vida?, la vida entendida como consecuencia de la evolución del Universo. Sus 150 científicos lo intentan día a día. Son astrónomos, físicos, químicos, geólogos, biólogos, paleontólogos, ingenieros... y saben que responder a esta cuestión solo será posible aunando esfuerzos. «Es lo que se llama transdisciplinaridad —explica su director, Víctor Parro—, juntar todas las disciplinas en busca de una solución común».

La mayoría de estos investigadores trabajan en el edificio de 7.000 metros cuadrados que el CAB tiene en los terrenos del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), en Torrejón de Ardoz (Madrid). El resto, en Villanueva de la Cañada, en las instalaciones de la Agencia Espacial Europea (ESA). A lo largo de sus 20 años de actividad, el CAB ha desarrollado innumerables proyectos, muchos de ellos relacionados con la exploración de Marte. Destacan las estaciones meteorológicas desplegadas en el Planeta Rojo y el estudio de la microbiología en ambientes extremos para averiguar si es posible la vida más allá de la Tierra. También los telescopios para estudiar a fondo los exoplanetas así como las investigaciones sobre las lunas heladas de Júpiter y Saturno.

PRÓXIMA MISIÓN EN MARTE

La actividad del Centro está estructurada en cuatro departamentos: Astrofísica, Evolución Molecular, Planetología y Habitabilidad e Instrumentación Avanzada. En este último, sus científicos viven momentos de tranquilidad tras haber finalizado y entregado su último instrumento, la estación meteorológica MEDA que viajará a Marte el próximo año en el rover Mars 2020.

 Con ella, el CAB tendrá tres estaciones de este tipo operando en Marte al mismo tiempo. «Dispone de sensores de viento que miden velocidad y dirección, dos radiómetros, uno visible y otro infrarrojo, una cámara que mira al cielo para analizar las condiciones de luminosidad y presencia de polvo en la atmósfera y sensores de presión ambiental, humedad relativa y temperatura atmosférica», explica el jefe del departamento, Eduardo Sebastián.

MEDA cuenta con mayor capacidad de medida que REMS y TWINS —las otras estaciones desplegadas en Marte—. «Son proyectos muy grandes en los que participan muchos centros de investigación —añade Sebastián. Nuestra aportación, al principio, era más modesta y a medida que hemos adquirido experiencia hemos asumido actividades adicionales».

La NASA encargó este proyecto al CAB en 2014. Cinco años más tarde, está integrado en Mars 2020. «Ha sido un camino duro —recuerda— pero va a funcionar, no me cabe la menor duda».

Seguir leyendo

Más Info

  • ¿Estamos solos en el Universo?