Foto cria caballar

Razas de sementales

Caballo de Pura Raza Español

La raza, como tal, fue creada por encargo de Felipe II en las Reales Caballerizas de Córdoba, a partir de 1567, utilizando yeguas autóctonas mejoradas con animales de diversos orígenes. El Caballo Español pronto consiguió un renombre mundial y fue muy apreciado siendo, durante mucho tiempo, solamente accesible para los reyes, los nobles y el clero.

Nuestro Caballo, durante la expansión del Imperio Español, dio lugar a numerosas razas europeas y americanas, como fueron el Lippizano, Lusitano, Alter Real, Napolitano, Criollo,  Apaloosa  y  Mustang.

La creación, en 1897, de la Junta de Cría Caballar del Reino (predecesora del actual Organismo de Cría Caballar de las FAS), que agrupó a los Depósitos de Sementales y a las Yeguadas Militares (que tuvieron su primer emplazamiento en la provincia de Córdoba), fue un hecho destacable para el desarrollo de esta raza. Algunos años después, por la Orden Real de 1912, se crea el Registro-Matrícula de Caballos y Yeguas de Pura Raza Español, tomando la raza el nombre que perdurará hasta nuestros días.

Según se define en la Orden APA/3319/2002, el PRE es un caballo eumétrico, mesolíneo y de perfil subcónvexo a recto. Posee apreciables elevaciones y extensiones y acusada facilidad para la reunión. Su carácter se define con términos como “noble, dócil y equilibrado”.

Caballo de Pura Sangre Inglés

La raza Pura Sangre Inglés (PSI), en inglés llamada “Thoroughbred”, se creó en Inglaterra a principios del siglo XVIII, cuando se importaron a la isla los tres caballos que se consideran fundadores de la raza y progenitores: "Byerley Turk" de origen turco, "Darley Arabian”, de origen árabe, y "Godolphin Arabian", también de origen árabe. Estos sementales se cruzaron con yeguas inglesas de sangre española, italiana y del propio país, para conseguir una raza orientada exclusivamente a las carreras de caballos.

Es un animal de gran alzada, entre 1,60 y 1,65, estilizado, de músculos muy potentes, cabeza  pequeña, ojos grandes y muy vivos. Tiene un carácter nervioso y, aunque se le utilice en distintos campos, donde da su mayor rendimiento es en las Carreras de Galope. El PSI es hoy día la raza más cotizada a nivel mundial, llegándose a pagar cantidades elevadísimas por algunos ejemplares.

Cría Caballar los produce desde el siglo XIX, primero en Córdoba y Jerez, y desde 1.941 en la Yeguada Militar de Lore-Toki (San Sebastián).

Caballo de Pura Raza Árabe

Se sabe que el Caballo de Pura Raza Árabe (PRá) es uno de los más antiguos que existe en  el mundo. Sin embargo, hay una gran controversia sobre la historia de esta raza.

De lo que no cabe duda es del papel que este caballo ha desempeñado en las civilizaciones relacionadas con el desierto, siendo utilizado por todas las tribus nómadas del Próximo y Medio Oriente, existiendo incluso referencias de estos caballos de la época de los faraones.

España es el primer país de Europa donde se introdujo el caballo árabe debido a la invasión musulmana (siglos VIII a XV). Parece ser que los primeros caballos árabes registrados, tras la creación de los Depósitos de Sementales, pertenecieron a la reina Isabel II (1833-1868). En 1893, la Yeguada Militar de Jerez se encarga de la cría del Pura Raza Árabe, creando el primer registro de la raza, que se reforzaría con continuas importaciones de sementales.

El físico del Caballo Árabe es muy peculiar, pues tiene una cabeza pequeña, ollares grandes ;y ojos muy vivos y brillantes. Su talla oscila entre 1,48 y 1,52 m. de alzada y su capa suele ser torda, alazana o castaña. No es, por tanto, el PRá, un caballo grande, pero sí ágil, de una gran ligereza y aún mayor resistencia. Tienen fama de ser animales muy inteligentes, aunque su carácter es, a veces, demasiado nervioso. Su aptitud principal es la práctica de varias disciplinas deportivas como el Raid, el Concurso Completo e incluso las Carreras de Galope.

Desde el punto de vista de la cría, es bien sabido que el  Árabe es el indudable mejorador de razas, tanto de caballos pesados como de sangre caliente. También hay que recordar que el Pura Sangre Inglés, al igual que el Anglo-Árabe  e Hispano-Árabe, entre otros, provienen de esta raza.

Caballo Anglo-árabe

La Raza Anglo-árabe (A-á) tiene su origen en Francia en el siglo XIX, cuando los ingleses habían atraído el interés internacional con los cruces que estaban haciendo entre el Caballo Árabe y el PSI. El programa de cría de esta raza tuvo desde el principio el propósito claro de producir caballos deportivos de alta calidad.

Existe una importante labor del Organismo de Cría Caballar y de la Asociación Española de Criadores de Caballos Angloárabes (AECAá) que, desde 1995, trata de orientar estos animales hacia las distintas aptitudes deportivas que estos animales tienen (sobre todo Salto y Completo, si bien también participan en algunas carreras de Galope).

Caballo Hispano-árabe

El caballo Hispano-árabe (H-á) es un animal que se cría hace mucho tiempo en nuestro país, procedente del cruce de caballos españoles con PRá. Está considerada una raza autóctona nacional de protección especial. Originariamente es una raza seleccionada para llevar a cabo las faenas camperas.

Según se define en la Orden APA 3277/2002, que establece las normas zootécnicas de esta raza, son animales ortoides, eumétricos y mesomorfos, de silueta esbelta y pueden tener características étnicas muy variadas. Se consideran animales resistentes, de medidas proporcionadas y carácter activo pero equilibrado.

Hoy en día se orienta a actividades deportivas como la Doma Vaquera, Acoso y Derribo y TREC (Técnicas de Rutas Ecuestres de Competición). En la labor de difusión de esta raza juegan un importante papel la Unión Española de Ganaderos de Caballos Hispano-árabes (UEGHá) y el Organismo Cría Caballar.

Caballo de Deporte Español

El Caballo de Deporte Español (CDE) es una raza de reciente creación, en la que ha jugado un papel determinante la Asociación Nacional de Criadores de Caballos de Deporte Español (ANCADES).

Los primeros ejemplares que se registran en la raza CDE lo hicieron a partir de 1998, si bien la Asociación llevaba trabajando en su selección desde 1993 con la organización, entre otras actividades, de los Ciclos de Caballos Jóvenes.

Según la Orden APA/3318/2002, que establece las normas zootécnicas del CDE, el Registro Fundacional admite a varias razas que se crían en nuestro país, así como las razas extranjeras de aptitud deportiva reconocidas por la Federación Mundial de Razas de Caballos de Deporte (WBFSH).

El Registro Fundacional permaneció abierto hasta diciembre de 2004, fecha en que  dio paso al Libro Genealógico. Por esta circunstancia, la mencionada Orden no define aún el patrón racial.

Hispano-Bretón

Estos caballos tienen el perfil de la cabeza casi siempre recto, presentando una alzada a la cruz de 145 a 154 centímetros. La capa es muy variada, la más frecuente y apreciada en esta raza es la alazana, pero también la castaña y negra. Cada vez son menos frecuentes los ejemplares ruanos, overos y tordos.

Esta raza equina no tiene un estándar bien definido, existiendo gran variedad en lo referente a la talla, altura o peso.

La altura a la cruz es alta y aunque es el caballo de tiro más grande de la Península Ibérica, presenta una estampa armónica, larga y bien proporcionada. La grupa es ligeramente oblicua y el pecho es estrecho pero profundo. La cabeza es larga, algo pesada y la frente, pequeña y plana, los labios grandes y las orejas pequeñas, con un rostro muy expresivo. Las patas son más bien cortas, pero fuertes y robustas.

La capa del pelo puede ser de diversos colores, con predominio del alazán y el castaño, pero existen también animales negros o bayos. Las señales blancas en el pelaje son bastante frecuentes. Su crin es larga, de pelo duro y muy abundante. En la parte posterior de las cuartillas, tienen cernejas.

Multimedia
  • Órgano Central
  • Ejército de Tierra
  • Armada
  • Ejército del Aire
© Copyright 2013 Ministerio de Defensa de España P. de la Castellana, 109 28071 Madrid - Tlf.: (34) 91 395 50 00