Escudonota de prensa
Oficina de Comunicación

MINISTERIO
DE DEFENSA

Cospedal: “Hoy se ha dado un paso muy importante e histórico en la construcción de la Unión Europea”

10/11/2017 Twitter

“Hoy, el Consejo de Ministros ha dado un paso muy importante e histórico en la construcción de la Unión Europea”. Con estas palabras, la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, ha puesto de manifiesto la importancia del acuerdo al que ha llegado el Consejo de Ministros sobre el compromiso de España con la Cooperación Estructurada Permanente (PESCO, de sus siglas en inglés) de la UE.

“La integración europea tiene un recorrido ambicioso en materia de seguridad y defensa. Hoy, hemos aprobado una herramienta que encarna la ambición actual de la Unión Europea. La muestra definitiva de que el modelo de defensa europeo ha pasado de ser un simple proyecto para empezar a ser una realidad”, ha continuado.

Cospedal ha subrayado que la PESCO “proporcionará un marco político para que los Estados Miembros mejoren sus capacidades de defensa y su disponibilidad para las operaciones militares mediante proyectos concretos”. Estas capacidades, ha añadido, “también beneficiarán a la OTAN y reforzarán el pilar europeo de la Alianza Atlántica. En suma, una mejor seguridad para todas las familias españolas”.

La ministra ha enumerado los principales compromisos por España con la Cooperación Estructurada Permanente: aumentar los presupuestos de Defensa para alcanzar los objetivos; aumentar el gasto de inversión en Defensa, hasta el 20% del gasto total en Defensa; incrementar los proyectos de capacidades estratégicas de Defensa; aumentar el gasto en I+D+i en materia de Defensa, hasta el 2% del gasto total en Defensa; desempeñar un papel importante en el desarrollo de capacidades de la Unión Europea; y, establecer una revisión de estos compromisos.

CAPACIDADES PARA LA PROTECCIÓN DE LOS CIUDADANOS
Con estos compromisos, la titular de Defensa ha enfatizado que el objetivo último de la PESCO es: “Por un lado, garantizar que la UE pueda lanzar y sostener las operaciones de defensa y de paz que sean necesarias. Y segundo, dotarnos de las capacidades suficientes que nos permitan actuar en los escenarios que la protección de nuestros ciudadanos nos exija”.

María Dolores de Cospedal ha concluido afirmando que “de lo que no hay ninguna duda, es que la Unión Europea reivindica, en este año 2017, la importancia de incardinar la seguridad y la defensa en su esqueleto fundamental, junto a la exitosa integración económica, social y política”.

La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, y el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Alfonso Dastis, tienen previsto firmar el protocolo de la PESCO el próximo lunes 13 de noviembre en Bruselas, con el fin de que se pueda poner en práctica antes de que finalice el año.

El artículo 42.6 del Tratado de la Unión Europea recoge que “los Estados Miembros que cumplan criterios más elevados de capacidades militares y que hayan suscrito compromisos más vinculantes en la materia para realizar las misiones más exigentes, establecerán una cooperación estructurada permanente en el marco de la Unión”.

EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LA PESCO
España ha sido uno de los principales impulsores de la Política Común de Seguridad y Defensa de la Unión Europea desde sus inicios y ha mantenido un compromiso constante con las operaciones y misiones militares lanzadas por la UE, así como con el desarrollo institucional de la defensa europea.

Aunque la PESCO inició su andadura en 2010, no será hasta la Cumbre de Bratislava de 2016 cuando los Jefes de Estado y de Gobierno de los Estados miembros decidieron que la defensa debería convertirse en el nuevo eje vertebrador de la construcción europea.

El pasado Consejo Europeo de junio dio la bienvenida a la PESCO y solicitó a los Estados Miembros que redactaran un listado detallado de compromisos, un calendario y los mecanismos de evaluación que permitieran a los Estados Miembros –que estuvieran en situación de poder hacerlo– cumplir las misiones más exigentes.

En la actualidad, España es uno de los principales impulsores de la PESCO –junto con Alemania, Francia e Italia–, iniciativa a la que 21 países han mostrado su disposición a participar.