Ministerio de Defensa de España

Escudonota de prensa
Oficina de Comunicación

MINISTERIO
DE DEFENSA

CONTINÚA LA INVESTIGACIÓN SOBRE EL EXPLOSIVO UTILIZADO HOY EN AFGANISTÁN

24/09/2007 Twitter Atentado en Afganistán

Atentado en Afganistán

Los especialistas en explosivos del Ejército de Tierra destacados en Afganistán han localizado esta tarde restos de cable en la zona en la que una explosión ha acabado con la vida de dos soldados españoles y un intérprete afgano y ha causado heridas a otros seis soldados. El cable, de unos 70 metros de longitud, se extendía desde un muro levantado junto a una cabaña hasta las proximidades del lugar en el que se ha producido la explosión.

El informe preliminar del Estado Mayor de la Defensa se inclinaba, en los momentos inmediatamente posteriores al atentado, por la utilización de una mina que habría estallado por presión.

Los expertos en explosivos no descartan todavía que el artefacto haya estallado por presión ya que el cable tiene la apariencia de llevar mucho tiempo enterrado. De ser así la mina habría sido colocada hace tiempo. Tampoco se han encontrado huellas recientes ni en la cabaña ni en sus inmediaciones.

El Estado Mayor de la Defensa considera indispensable la realización de más análisis y estudios para poder asegurar con absoluta fiabilidad si el artefacto estalló por presión o si fue activado mediante el cable. Una tercera alternativa sería que el abandono del artefacto y la descomposición de sus componentes habrían sido suficientes para provocar la explosión bajo el peso de la rueda del BMR.

Lo que prácticamente descarta el Estado Mayor de la Defensa es la utilización de un activador vía radio. Los cinco vehículos que formaban el convoy iban dotados de inhibidores de frecuencia.

Cruz del Mérito Militar con Distintivo Rojo

Por otra parte, el Ministerio de Defensa ha acordado conceder a los dos caballeros legionarios paracaidistas fallecidos hoy, Germán Pérez Burgos y Stanley Mera Vera, la Cruz del Mérito Militar con Distintivo Rojo, en aplicación de la reforma del Reglamento General de Recompensas Militares impulsada por el ministro José Antonio Alonso el pasado mes de julio. La nueva normativa fue anunciada por Alonso en su comparecencia ante el Congreso de los Diputados el pasado de 2 de julio, y aprobada por el Consejo de Ministros en su reunión del 13 de julio, a propuesta del Ministro de Defensa.

De acuerdo a la nueva regulación, la Cruz del Mérito Militar con Distintivo Rojo se concede a los militares que fallezcan en acto de servicio en misiones en el exterior, como consecuencia de acciones violentas de elementos hostiles.

La anterior redacción del Reglamento de Recompensas, exigía para la concesión de las Cruces con Distintivo Rojo que se hubiese producido por parte del condecorado un valor acreditado frente a fuerzas hostiles.

Esa regulación, aprobada en 2003, provocaba evidentes discriminaciones ya que, por ejemplo, soldados fallecidos en un mismo hecho, unos por la acción de una bomba y otros por los disparos cruzados con un grupo armado, recibirían trato diferente. Los segundos tendrían derecho a la Cruz con Distintivo Rojo y los primeros, no.

Esa situación llevó al ministro Alonso a promover la reforma del Decreto de 1 de agosto de 2003, por el que se aprobó el Reglamento de Recompensas Militares, modificando los artículos 36 y 37.

De acuerdo a la reforma, la concesión de las cruces del Mérito Militar, Naval o Aeronáutico, con Distintivo Rojo, pueden otorgarse por fallecimientos en actos de servicio que se produzcan participando en misiones en el exterior como consecuencia de acciones violentas de elementos hostiles, tales como atentados con explosivos, minas o supuestos análogos, ante las que no es posible reaccionar mediante el uso de la fuerza armada, sin que, en este caso, deban implicar un valor acreditado.

La norma aprobada el pasado mes de julio tiene carácter retroactivo, por lo que es de aplicación a soldados muertos con anterioridad en misiones víctimas de atentados con explosivos.