Ministerio de Defensa de España

Escudonota de prensa
Oficina de Comunicación

MINISTERIO
DE DEFENSA

Entregas de despachos en las Academias

28/07/2015 Twitter

Los primeros oficiales formados en el nuevo  modelo de enseñanza ya han regresado de las Academias, tras haber recibido  en julio su despacho de teniente o alférez de navío y el diploma acreditativo de un título de grado universitario. También lo han hecho los suboficiales, que por segundo año han recogido, junto al despacho de sargento, un título de formación profesional de grado superior. A unos y a otros, el modelo diseñado por la Ley de la Carrera Militar de  2007 les aporta una doble titulación, con la que se pretende dotar a los Ejércitos de profesionales con amplia formación científica, tecnológica y militar, así como en los valores de las Fuerzas Armadas.

Cumpliendo la tradición de la Casa Real de alternar sus desplazamientos a las Academias, para repartir equitativamente las visitas a los destinos donde se instruye a los militares, Felipe VI presidió las entregas de despachos en los tres centros en los que no estuvo en 2014: la Escuela Naval Militar de Marín (Pontevedra), la Academia General del Aire de San Javier (Murcia) y la Academia General Básica de Suboficiales de Talarn la Reina Doña Letizia. Por su parte, el ministro de Defensa, Pedro Morenés,presidió los actos desarrollados en la Academia General Militar de Zaragoza -acompañado por el titular de Educación, Cultura y Deporte, Iñigo Méndezde Vigo-, la Escuela de Suboficiales de la Armada de San Fernando (Cádiz) y la Academia Básica del Aire de León.

Zaragoza

El 9 de julio, en el Patio de Armas de la Academia General Militar, recibieron sus despachos 260 oficiales del Ejército de Tierra y de la Guardia Civil. Entre ellos se encontraban los 156 tenientes -108 del Cuerpo General del Ejército de Tierra y 48 de la Escala Superior del Cuerpo de la Guardia Civil- de la LXX promoción, que han completado el nuevo plan de estudios, en el que se compaginan la formación militar con las enseñanzas del grado universitario en ingeniería en organización industrial e ingeniería en seguridad, respectivamente. El resto se distribuye entre 10 tenientes del Cuerpo de Intendencia, 14 del Cuerpo de Ingenieros Politécnicos y 80 alféreces de la Escala de Oficiales de la Guardia Civil.

Morenés entregó personalmente los despachos a los tres primeros del Cuerpo General —Josep David Peris, Daniel Barrera y Francisco Mateos— y a los primeros de cada una de las escalas de la Guardia Civil —Daniel López y Alfonso Pocazo–, junto con la Cruz del Mérito Militar con distintivo blanco, por tener los mejores expedientes.

El ministro de Defensa declaró a los periodistas que los 260 nuevos oficiales «han luchado durante un largo tiempo para formarse», en especial los componentes de la LXX promoción, que habían hecho un «esfuerzo notabilísimo» para titular también como ingenieros. «Hoy en día, para desarrollar la profesión militar con una eficiencia y eficacia mayores, otros conocimientos, no estrictamente militares, son muy importantes », dijo Morenés, que observó que esos conocimientos proporcionarán a los oficiales mayores oportunidades en la vida civil, si deciden dejar las Fuerzas Armadas.

Durante la ceremonia, Méndez de Vigo impuso la Corbata de la Orden de Alfonso X el Sabio a la Bandera de la Academia, por el esfuerzo que ha realizado este centro para adaptarse al Espacio Europeo de Educación Superior formulado en la Declaración de Bolonia. La General conmemora este año el 133º aniversario de su creación en el Alcázar de Toledo y el 75º de su tercera época.

El director de la Academia, general de brigada Jerónimo de Gregorio Monmeneu, agradeció la concesión de esta distinción, «porque supone un reconocimiento de los méritos contraidos en el ámbito educativo y de los estrechos vínculos que nos unen con la universidad y con el sistema educativo general, con el que compartimos el reto de la búsqueda de la excelencia en la formación integral de nuestros jóvenes». En su alocución recordó al  medievalista Guillermo Redondo, catedrático de la Universidad de Zaragoza y cadete honorífico de la Academia, fallecido el 5 de julio.

El acto -al que asistieron otras autoridades, como el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, y el jefe de Estado Mayor del Ejército (JEME), general de ejército Jaime Domínguez Buj- finalizó con el homenaje a los que dieron su vida por España, el himno de la Academia y el desfile de los que se despedían del centro, que terminó con el lanzamiento simultáneo de las gorras al aire.

Graduación

Como novedad, el anterior día 8 se celebró en el salón de actos la ceremonia de graduación de 98 cadetes del Ejército de Tierra de la LXX promoción -los 10 restantes habían ingresado ya con titulación—, organizada por el Centro Universitario de la Defensa (CUD), ubicado en la Academia y adscrito a la Universidad de Zaragoza, donde habían cursado los estudios de ingeniería en organización industrial. Los tenientes de la Guardia Civil se graduaron el pasado mes de diciembre en su universidad de adscripción, la Carlos III de Madrid, tras haber seguido los dos primeros cursos en la Academia General Militar.

En la ceremonia, presidida por el rector de la Universidad de Zaragoza, Manuel Pérez, los alumnos con mejor expediente académico -Daniel Barrera y Josep David Peris- recibieron los premios extraordinarios y, al igual que sus compañeros, sus diplomas de fin de grado.

«Estamos en la AGM -manifestó en su discurso el director del CUD, Antonio Elipe-, con la que compartimos cadetes, planes de estudios, aulas, horas y, lo que es más importante, la misión de formar a los mejores oficiales, por lo que no podíamos caminar juntos dándonos codazos, sino hombro con hombro».

p>En la Escuela Naval Militar, los guardiamarinas que han terminado sus estudios han obtenido el título de ingeniería mecánica por la Universidad de Vigo, mientras que en la Academia General del Aire los alumnos se han titulado en ingeniería en organización industrial por la Universidad de Cartagena.

El buque escuela, en Marín

A Marín llegó un año más el buque escuela Juan Sebastián de Elcano, con motivo de la entrega de despachos y la jura de bandera de los alumnos de primer curso de la Escuela Naval Militar. El buque atracó el 13 de julio en el muelle de Torpedos, donde fue recibido por el director del centro, capitán de navío Juan Luis Sobrin, los oficiales profesores, el batallón de alumnos, la banda de música y los familiares y amigos de los 77 guardiamarinas pertenecientes a la XLI promoción del Cuerpo General que el velero ha llevado a bordo en este crucero de instrucción.

El buque había zarpado de Cádiz el 10 de enero. Su primera escala fue Ceuta, donde recaló por tercera vez en su historia en el año en que se conmemora el VI Centenario de la llegada de Don Juan I de Portugal a la ciudad. Posteriormente, el Elcano zarpó hacia Las Palmas de Gran Canaria, Río de Janeiro, Montevideo, Punta Arenas, Valparaíso, El Callao, Veracruz, Pensacola - allí, dotación y alumnos participaron en un homenaje al general Bernardo de Gálvez, coincidiendo con la Fiesta de las Cinco Banderas- y, finalmente, Boston, su último puerto antes de regresar a España.

Otro centenar de alumnos de la Escuela Naval realizó su crucero de instrucción en el buque de asalto anfibio Castilla y el patrullero Cazadora. Estuvieron embarcados del 6 de junio al 13 de julio, periodo en el que se integraron plenamente en la organización del buque, ocupando todos los puestos a bordo.

Suboficiales

Felipe VI entregó el 10 de julio, en la Academia General Básica de Suboficiales de Talarn, los despachos a los 519 sargentos de la XL promoción de suboficiales del Ejército de Tierra. El número uno de la promoción, Víctor Manuel Varela, recibió del Rey el despacho y una condecoración; y de manos del consejero de Interior de la Generalitat de Cataluña, Jordi Jané, una réplica de la simbólica espada de Jaime I El Conquistador.

Entre otros, recibieron sus despachos cuatro de los cinco heridos la semana anterior en un accidente ocurrido durante unas maniobras en Salàs de Pallars (Lérida). El director de la Academia, coronel José Andrés Luján, recordó que se cumplían 30 años de la primera visita de Don Felipe a la Academia, la única que la Familia Real al completo realizó a este centro docente.

Tres días antes del acto de Talarn, el 7, el ministro de Defensa presidió en León la entrega de despachos a los 229 nuevos sargentos de la XXIII promoción de la Academia Básica del Ejército del Aire y a los 13 de la XXV promoción del Cuerpo de Músicas Militares.

Durante la ceremonia, Morenés impuso la Cruz del Mérito Aeronáutico y entregó el despacho al número uno de la XXIII promoción, sargento Alfredo López Melgarejo; y la mención honorífica y el despacho al número uno de la XXV promoción del Cuerpo de Músicas Militares, sargento Andrés Álvarez Toirán.

Posteriormente, el director de la Academia, coronel Juan Ángel Treceño, pronunció la última lección del curso, en la cual les dijo a los sargentos que que podían «sentirse orgullosos» de la etapa académica que habían culminado, «producto de su esfuerzo individual y de un trabajo de conjunto». Tras señalar la relevancia de las áreas a las que deberán atender en las unidades -mantenimiento de aeronaves, operación de los sistemas de comunicaciones y de mando y control, protección de la fuerza, control aéreo...- animó a que se entregaran a la tarea «con pasión, humildad e integridad».

La ceremonia, que incluyó un homenaje a los que dieron su vida por España, el sobrevuelo de una formación de aviones C-101 del Grupo de Escuelas de Matacán (Salamanca) y el desfile terrestre de los caballeros alumnos de las promociones XXIV y XXV de la Academia, concluyó con unas palabras del jefe de Estado Mayor del Ejército del Aire (JEMA), general del aire Francisco Javier García Arnáiz, quien felicitó a los nuevos suboficiales y les pidió que,«por última vez en la Academia, rompanfilas».

El 8 de julio, el ministro de Defensa se trasladó a la Escuela de Suboficiales de la Armada de San Fernando, donde presidió la entrega de despachos a 155 sargentos de la LXXVI promoción de Suboficiales del Cuerpo General de la Armada —pertenecientes a las especialidades de administración, alojamiento y restauración, energía y propulsión, armas, comunicaciones y sistemas de información— y a los 26 del Cuerpo de Infantería de Marina.

Pedro Morenés entregó los despachos a los números uno de promoción de cada Cuerpo, los sargentos Manuel Blanco Núñez del Cuerpo General de la Armada y Víctor Manuel Moreno Ruiz de Infantería de Marina, y les impuso la Cruz del Mérito Naval. Ambos recibieron un sable como premio de fin de carrera, que les fue entregado por la presidenta de la Diputación Provincial de Cádiz, Irene García. «Cuando os incorporéis a vuestros nuevos destinos —indicó el comandante director de la Escuela, capitán de navío Manuel Cerdido—, tendréis que seguir aprendiendo, ya que la Armada, para mantenerse en primera línea, requiere de vuestra continua actualización de conocimientos». Por ello, les pidió que no dejarán atrás «ni el hábito de estudio ni la idea de mejora continua, que tanto se os ha inculcado en las distintas escuelas».

Curso de Estado Mayor

Felipe VI, acompañado por el ministro de Defensa, el JEMAD y los jefes de Estado Mayor del Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, presidió el 23 de junio la clausura del XVI Curso de Estado Mayor, desarrollado en el aula magna del Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (CESEDEN).

Durante el acto se entregaron los títulos acreditativos de la realización de los estudios a 146 alumnos, de los cuales 109 eran oficiales españoles y 37 pertenecían a países aliados y amigos.

El curso se inició el pasado mes de septiembre y han participado en él 146 alumnos, de los que 109 son españoles y 37 extranjeros procedentes de hasta 27 países, tanto del ámbito OTAN como del resto del mundo.

La finalidad del curso es capacitar a los oficiales para ocupar puestos en los Estados Mayores nacionales e internacionales, en el Órgano Central del Ministerio de Defensa y en otros organismos de la Administración del Estado donde se considere necesaria esta acreditación.

Tras la entrega de títulos, el Rey impuso la Cruz al Mérito Militar a los alumnos que obtuvieron el número uno del curso, el comandante del Ejército de Tierra, Sergio Valbuena Gómez y Patricio F. Chaparro, de la República de Chile.

Finalmente, el presidente de la Fundación Sagardoy, Juan Antonio Sagardoy, entregó el premio al mejor trabajo de investigación al capitán de corbeta Rafael Hernández, por la monografía titulada 'Relevancia geopolítica del Ártico,la nueva tierra corazón'.

Anteriormente, el ministro de Defensa había presidido la clausura del XIV Curso de Altos Estudios Estratégicos para Oficiales Iberoamericanos en un acto académico celebrado el 3 de junio en el Paraninfo del CESEDEN.

El objetivo que persigue el curso es que los oficiales superiores puedan asumir cargos de responsabilidad en sus Fuerzas Armadas, compartiendo unas semanas de trabajo que facilitan el conocimiento mutuo permitiéndoles a su vez comprender distintos puntos de vista. Esta formación contribuirá a la consolidación de una comunidad iberoamericana real.

En esta XIV edición han participado 40 oficiales procedentes de Argentina,Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Paraguay, Perú, Portugal, República Dominicana, Uruguay, Venezuela y España.

Más Info

  • Entrega de despachos
© Copyright 2015 Ministerio de Defensa de España P. de la Castellana, 109 28071 Madrid - Tlf.: (34) 91 395 50 00