Logotipo del Ministerio de Defensa

ESFAS - Escuela Superior de las Fuerzas Armadas

Valores y Batallas: Augusto Ferrer-Dalmau en el Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional

  • El camino a Tenochtilán

    El camino a Tenochtilán

  • Clase magistral de Ferrer-Dalmau

    Clase magistral de Ferrer-Dalmau

  • La batalla de Pavía

    La batalla de Pavía

  • Clase magistral de Ferrer-Dalmau

    Clase magistral de Ferrer-Dalmau

  • El último combate del Glorioso

    El último combate del Glorioso

  • Clase magistral de Ferrer-Dalmau

    Clase magistral de Ferrer-Dalmau

  • La marcha de Gálvez

    La marcha de Gálvez

El pasado 21 de enero dio comienzo la fase presencial  del XX Curso de Actualización para el Desempeño de Cometidos de Oficial General. Dentro de las actividades programadas, el día 23 tuvo lugar una clase magistral -“Valores y Batallas”-, con la finalidad de dar cierta solemnidad, relevancia y lustre a la apertura de un curso que representa el último peldaño para un selecto grupo de Coroneles y Capitanes de Navío que aspiran a convertirse en Oficiales Generales. 

Augusto Ferrer-Dalmau accedió a aparcar sus pinceles para compartir con los alumnos su pintura, sus valores y su amistad. Augusto, es un artista de fama internacional, que nadando contracorriente, ha tenido la valentía de hacer lo que le gusta: pintar batallas. Por ello creímos muy oportuno traer al pintor de batallas para, a través de sus lienzos, conocer las hazañas y peripecias de algunos de los más insignes líderes militares que a España han servido.

La selección no fue fácil ya que la obra del pintor es ciertamente extensa y el número de grandes militares en la historia de España aún más. Al final la cosa quedo como sigue:

El cuadro titulado “El camino a Tenochtilán” sirvió para hablar de Hernán Cortés y destacar su iniciativa como artífice de la conquista de Méjico. Conquista que se aventuraba imposible ya que derrotar al muy guerrero pueblo de los Méxicas no era tarea fácil. Tras muchas penalidades y no pocos reveses, gracias a una iniciativa sin límites consiguió mediante alianzas, estratagemas y combates conquistar Tenochtilán, la capital del imperio Méxica, y así incorporar estos territorios a la corona española.

“La batalla de Pavía” ilustra las hazañas de Antonio de Leyva que gracias a su espíritu innovador pudo derrotar a un ejército francés que en principio parecía superior en cuanto a potencia de combate. El elemento clave de las fuerzas galas era su caballería pesada que arrollaba los cuadros de ballesteros y arcabuceros los cuales poco podían hacer para detener a los acorazados caballos y caballeros. Antonio de Leyva decidió innovar creando unidades mixtas de infantería con tercios de picas, ballestas y arcabuces. Así cuando los franceses se lanzaron contra la infantería española encontraron una erizada barrera de picas donde los caballos quedaban detenidos o ensartados. Así una vez parado el primer impulso, los arcabuceros y ballestero podían rematar la faena disparando sobre una estática caballería que, gracias los firmes piqueros, se había convertido en más fácil blanco.

“El último combate del Glorioso” nos recuerda la gesta de Pedro Mesía de la Cerda que con su arrojo supo batirse una y cinco veces con un enemigo muy superior. El San Ignacio de Loyola era un navío de línea que, procedente de América, traía una valiosa carga de metales preciosos y otras mercancías. Antes de llegar a España fue asaltado por dos veces a pesar de lo cual logró llegar al puerto de Corcubión y entregar su cargamento. Los burlados buques ingleses le esperaron en la mar y cuando volvió a navegar volvieron a atacarle otras dos veces siendo rechazados. Solo en el quinto asalto, cuando los marinos españoles se quedaron sin municiones, la flota inglesa consiguió apresar al aguerrido buque. El San Ignacio de Loyola, en solitario, se había enfrentado a un total de cuatro navíos de línea, seis fragatas y dos bergantines en una gesta que le valió el sobrenombre de “El Glorioso”.

“La marcha de Gálvez” completa la selección para mostrarnos la inteligencia de Bernardo de Gálvez que mediante sagaces maniobras supo derrotar a los ingleses contribuyendo notablemente a la victoria de los americanos en su guerra por la independencia.   Bernardo de Galvez con muy pocos medios organizó unidades pequeñas pero muy móviles que atravesando pantanos y empleando rutas inverosímiles fueron conquistando una a una las posiciones inglesas que dominaban las costas de Luisiana y Florida. Así fueron cayendo los fuertes de Manchac, Baton Rouge, La Mobila y Panzacola. Las fuerzas británicas habían perdido la posibilidad acceder a las zonas del interior a través del Misisipi y otras vías fluviales lo que acabó estrangulando a las tropas allí desplegadas que no podían recibir refuerzos ni suministros.

La exposición fue seguida de un interesante e intenso coloquio al que forzadamente hubo que poner fin por falta de tiempo que no de preguntas y reflexiones.

Y así, a satisfacción de todos los asistentes, tuvo lugar la clase magistral “Valores y Batallas”.

Augusto, muchas gracias por tu presencia y sobre todo por tu pintura.