Dos guardias reales socorren al conductor de un vehículo gravemente accidentado

Tras salirse de la vía y dar varias vueltas de campana había quedado boca abajo y con el piloto atrapado

09/02/2021

    Al tomar su vehículo el pasado viernes 5 de febrero, poco podían imaginar los guardias reales Adrián Sánchez Buendía y Germán Diert Moreno, jinetes del Escuadrón de Escolta Real, lo oportuno de su paso por el kilómetro 52 de la A-31, punto en el que otro vehículo se salía de la calzada para dar numerosas vueltas de campana antes de quedar detenido boca abajo.

    Testigos del accidente, nuestros guardias, fuera de servicio, no se lo pensaron dos veces y corrieron a socorrer al conductor, que se encontraba atrapado dentro del coche siniestrado. Con sumo cuidado y mucha dificultad lo sacaron y lo apartaron del vehículo mientras se ponían en contacto con los servicios de emergencia. En esos momentos de angustiosa espera, nuestros compañeros colocaron al herido en posición de seguridad, lo abrigaron y lo tranquilizaron hasta que, en primer término, se personó la Guardia Civil para hacerse cargo de la situación.

    Los guardias Buendía y Diert se identificaron como soldados del Rey y, tras los agradecimientos de los agentes de la Benemérita por su oportuna intervención, continuaron su camino. En la conducta de estos jinetes se plasma con claridad lo que reza uno de los principios de nuestro ideario, el de Ciudadanía: «Ser un español ejemplar es consustancial con ser guardia real, cada uno de nosotros debe ser un ciudadano modelo».

 

Imágenes