Continuamos con los onubenses

Durante la jornada del viernes se han llevado a cabo actividades similares a las de días anteriores, destacando las celebradas en Huelva capital

Poco después de comenzar la mañana, una bandera rojigualda destacaba entre nubes grises en lo más alto del castillo de los Guzmanes del municipio onubense de Niebla. Abajo esperaba, en uno de sus enormes patios, la parada militar formada por una Sección Hipomóvil de la Batería Real y una representación de la Unidad de Música. Acababa de producirse un izado solemne de la enseña nacional presidido por el jefe de la Guardia Real y la alcaldesa del municipio. Al acto asistieron gran cantidad de jóvenes escolares de distintas edades y un numeroso público local; todos pudieron escuchar las veintiuna salvas de cañón disparadas a los acordes del himno nacional. Cien años antes, un 18 de octubre de 1921, el rey Alfonso XIII otorgaba a la villa el título de ciudad.

Al mismo tiempo, y en otras latitudes de la provincia, las unidades de la Guardia Real desplegadas continuaban con su programa de actividades. La Banda de Clarines y Timbales del Escuadrón de Escolta Real llevaba a cabo un pasacalle por la aldea de El Rocío y la Compañía Monteros de Espinosa una exposición y un cambio de guardia en Rosal de la Frontera. La Compañía Mar Océano, por su parte, tenía programados diferentes eventos en centros educativos de Lepe y Cartaya que despertaron gran interés entre los escolares.

Uno de los actos más significativos del día fue la ofrenda de un ros de la unidad a la Virgen de la Cinta, patrona de Huelva, en la Santa Iglesia Catedral de Nuestra Señora de la Merced. Instantes después tuvo lugar, en el mismo templo, un sencillo y sentido homenaje a quienes dieron su vida por España.

La última actividad destacada de la jornada se desarrolló en la Casa Colón de Huelva. La Unidad de Música ofreció un concierto en el que los onubenses pudieron escuchar temas de estilo variado, civiles y militares, que animaron al público asistente e hicieron que se prorrogara su duración. Finalizó con la interpretación del himno nacional de España, que cosechó múltiples aplausos y dejó patente el afecto del pueblo de Huelva por sus Fuerzas Armadas y por la Guardia Real.