Margarita Robles insiste ante sus homólogos europeos en reforzar la idea de “La Europa que protege” frente a la crisis del COVID-19

06/04/2020 Twitter

La ministra de Defensa, Margarira Robles, ha intervenido esta tarde ante sus homólogos de la Unión Europea en una videoconferencia presidida por el Alto Representante, Josep Borrell, para tratar los apoyos de las Fuerzas Armadas respectivas en la crisis del COVID-19. En ese contexto ha insistido en que es necesario reforzar la idea de “La Europa que protege” incluida en la Estrategia Global europea.

En su intervención, Margarita Robles ha destacado que “la pandemia nos ha hecho conscientes de la necesidad urgente de mejorar nuestros mecanismos de cooperación”. Hasta ahora hemos desarrollado instrumentos para proyectar nuestros valores al exterior, pero ahora necesitamos también esos valores para prestar un apoyo eficaz a nuestros propios ciudadanos dentro de Europa.

“La crisis actual nos muestra que la seguridad es integral y es global, y requiere solidaridad y una cooperación estrecha en el seno de la Unión”, ha asegurado la ministra, para subrayar que “este es un momento para permanecer unidos”. Ante la naturaleza de esta pandemia, “la Unión Europea es el mejor foro para discutir todas sus dimensiones y coordinar todas las medidas para combatirla, incluyendo la contribución de la Defensa para mitigar sus efectos”.

También ha asegurado que “el estado de alarma declarado en España ha mantenido a las Fuerzas Armadas completamente implicadas en la mayor operación militar llevada a cabo en nuestro país en tiempo de paz”. Y ha subrayado que la 'Operación Balmis’ ha movilizado más de 57.000 efectivos para proporcionar asistencia esencial a nuestra población”.

Nuestras tropas han llevado a cabo múltiples tareas en el marco del esfuerzo integral de todos los recursos del Estado. Entre estas tareas se incluye: desinfección de infraestructuras de transporte, hospitales y residencias de ancianos; conversión de instalaciones civiles en hospitales temporales de gran capacidad, e instalación de hospitales de campaña tanto en tierra como en buques de la Armada, instalación de albergues para personas sin techo; producción de medicamentos clave, como Tylenol o Ribarivin, así como geles desinfectantes; distribución de alimentos y equipos médicos; transporte estratégico de suministros médicos; evacuación medicalizada de enfermos, y transporte de fallecidos; vigilancia de centrales nucleares y otras instalaciones críticas.

“Nuestra Unidad Militar de Emergencias, los Ejércitos y la Armada han mostrado a nuestros ciudadanos las razones por las que pueden confiar en sus Fuerzas Armadas en tiempos de adversidad”, ha destacado la ministra.

En este sentido, también ha señalado que quizás “una de las consecuencias más importantes del despliegue ha sido la inyección de moral que han proporcionado a la población, que ha tenido la oportunidad de ver como miles de hombres y mujeres eran rápidamente movilizados y puestos a su servicio”.

Respecto a nuestra Política Común de Seguridad y Defensa, ha expresado a sus homólogos europeos dos ideas fundamentales:

- La primera es que continuamos comprometidos con las misiones y operaciones de la Unión Europea; y preparados para asumir las medidas de mitigación de la pandemia, o cualquier otra medida extraordinaria que decidamos de manera conjunta.

- La segunda, que esta crisis muestra la importancia de disponer de capacidades militares y civiles esenciales. En este momento la prioridad absoluta es cerrar la crisis cuanto antes, pero debemos aprender algunas lecciones para el futuro.

Más Info