El despegue del lobo

22/02/2021 Twitter Artículo de la Revista Española de Defensa número 380

Amanece Madrid frío y lluvioso un día de diciembre. La pista mojada de la base aérea de Cuatro Vientos devuelve la imagen invertida, como un espejo, del primer helicóptero NH90 de Búsqueda y Salvamento (SAR) del Ejército del Aire momentos antes del despegue. Su reflejo sobre el pavimento es un buen presagio para la tripulación, deseosa de poner a prueba, una jornada más, las capacidades de la nueva aeronave polivalente diseñada y construida para operar en todo tiempo.

Dentro de la cabina, a través del cristal empapado, los pilotos contemplan la figura desenfocada del mecánico que les da las indicaciones para el despegue. Durante casi dos horas, los capitanes Antonio y Jesús del 803 Escuadrón SAR se alternarán como comandante de aeronave y segundo surcando el noroeste de la comunidad autónoma madrileña. Lo harán «pinchando nubes» en vuelo instrumental sobre la zona de Torrelodones y, al llegar a las estribaciones de la sierra, sobre el embalse de Valmayor, realizarán tráficos a baja altura y tomas tácticas entre densas brumas, como si se tratara de recuperar a un piloto derribado o a los miembros de un equipo de operaciones especiales tras una incursión en zona hostil.

«Lluvia persistente, niebla, nubes bajas, engelamiento…». De regreso al aeródromo, el capitán Jesús contabilizaba las inclemencias meteorológicas que condicionaron el vuelo de adiestramiento. «Gracias a la meteo complicada hemos podido cumplir muchos requisitos del entrenamiento», añade el capitán Antonio, «con la tranquilidad y la seguridad que ofrece esta aeronave», asegura el oficial, entusiasmado con el comportamiento del NH90.

Lejos de haber supuesto una contrariedad, la meteorología adversa para el vuelo en helicóptero fue durante las últimas semanas del pasado año un estímulo para los pilotos, mecánicos, ingenieros e informáticos del 803 Escuadrón seleccionados para lanzar el nuevo helicóptero del Ejército del Aire.

Los HD.29 —su denominación militar— sustituirán a los veteranos AS332 Super Puma (HD.21) que, desde principios de los 80, operan como plataforma SAR, de aeroevacuación médica (MEDEVAC, por sus siglas en inglés), de recuperación de personal (PR, Personal Recovery) en ambiente hostil y de operaciones aéreas especiales (SAO, por su acrónimo en inglés).

La entrada en servicio del NH90 en la unidad madrileña —previsiblemente para 2022, cuando se alcance la capacidad operativa final— supondrá «un salto cualitativo en el ámbito de los sistemas de ala rotatoria», afirmaba en estas mismas páginas el jefe de Estado Mayor del Ejército del Aire, Javier Salto, a pocos días de recibir el primer aparato. El 803 Escuadrón trabaja ya con dos NH90 —el primero llegó el 14 de octubre y, el segundo, el 4 de diciembre—. En los próximos meses Airbus Helicopters entregará las cuatro aeronaves que completan la primera serie de seis helicópteros, a la que seguirá otra más de media docena de aparatos.

Seguir leyendo

Más Info