Mujeres, poder de paz

16/11/2020 Twitter Artículo de la Revista Española de Defensa número 377

«Las mujeres son esenciales para la paz y el progreso de todos. Ha sido una realidad constatada e innegable durante estas pasadas dos décadas. Pero todavía queda mucho por hacer: insto a todos los implicados en la seguridad mundial para que se impliquen más en la construcción de un enfoque femenino de la paz. Creo que es una de las mejores maneras de conseguir un mundo mejor». El secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, aprovechó el acto con el que el Consejo de Seguridad celebró el 29 de octubre los veinte años de la aprobación de la Resolución 1325 para hacer un nuevo llamamiento y exprimir aún más todo el potencial que contiene esta histórica resolución.

Aprobada por unanimidad, la 1325 sentó, no solo una sólida base jurídica (ha habido otras diez resoluciones posteriores que la complementan), sino que, además, la arropó con un proyecto concreto de acción: la Agenda Mujeres, Paz y Seguridad (MPS). En definitiva, permitió hacer visible lo invisible para denunciar el padecimiento de las mujeres y las niñas en los conflictos (la mayor parte de los refugiados son madres con sus hijos), de la práctica de la violación como arma de guerra y de la violencia de género aceptada e ignorada. Y, al mismo tiempo, constató el poder de la mujer como hacedora de paz y de su imprescindible y eficaz enfoque vital para conseguir, construir y mantener la estabilidad: son las mujeres las que mejor comprenden que la única manera de cimentar una sociedad que permita a sus hijos e hijas desarrollar una vida mejor es dotarles, no solo de comida y tierra, sino también de seguridad, educación, respeto e igualdad.

Sin duda, el progreso ha sido muy dificultoso y lento pero imparable: durante ese mismo acto, el secretario general presentó ante el Consejo de Seguridad un informe valorando estas dos décadas de trabajo y en el que se reafirma que cuando las mujeres están en la mesa de negociaciones hay mayores probabilidades de que los acuerdos de paz duren 15 años o más.

Seguir leyendo

Más Info