Reducción de emisiones


Energias alternativas

En una primera fase, el Ministerio de Defensa puede y debe acometer acciones que contribuyan a evitar en lo posible que se produzca el cambio climático o bien contribuir a que al menos sus efectos sean los menores posibles. Estas acciones se pueden dividir principalmente en medidas de reducción de la contaminación con gases de efecto invernadero y en la compensación de las emisiones que inevitablemente se produzcan, mediante su absorción por sumideros de carbono.

Para poder reducir las emisiones, el primer paso es conocer cuáles son los principales emisores e identificar las acciones más eficaces para minimizarlas. Por ello, ya en 2012 se inició el inventario de las posibles fuentes de Gases de Efecto Invernadero (GEI) y el cálculo de la huella de carbono del Ministerio.

Este cálculo se divide en tres diferentes alcances:

Alcance 1: Emisiones directas producidas por el Ministerio, principalmente por el consumo de combustibles fósiles.

Alcance2: Emisiones indirectas producidas por los suministradores de energía eléctrica.

Alcance 3: Emisiones indirectas producidas por los suministradores de bienes y servicios al Ministerio y por el uso de medios de transporte externos, entre otros.

Entre las acciones para la reducción de emisiones se encuentran la sustitución de luminarias por tecnología led, la renovación de las instalaciones de climatización, tanto en instalaciones como en buques de la Armada, el cambio de los agentes de extinción por gases más respetuosos con la capa de ozono y menos contaminantes, el uso de videoconferencias para reducir los viajes, así como diversos proyectos de calefacción por biomasa, climatización por geotermia y uso de energía solar. Por último, no podemos dejar de mencionar la no menos importante medida consistente en la inclusión de cláusulas medioambientales en las licitaciones de los contratos del Ministerio.