Ministerio de Defensa de España

Escudonota de prensa
Oficina de Comunicación

MINISTERIO
DE DEFENSA

El Gobierno aprueba prorrogar la participación española en Libia

10/06/2011 Twitter La ministra de Defensa comparecerá para pedir autorización al Congreso

La prórroga de la participación española no implica cambios en las misiones asignadas ni en el número de efectivos autorizados, que se mantiene en un máximo de 500

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy un acuerdo por el que se solicita la autorización del Congreso de los Diputados para prorrogar la participación de fuerzas españolas en las operaciones para la resolución de la crisis de Libia, en aplicación de las resoluciones 1970 (2011) y 1973 (2011) del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, hasta que finalice la operación Unified Protector de la OTAN.

El acuerdo delega en la ministra de Defensa la realización de los trámites de solicitud de autorización oportunos, así como el desarrollo operativo de esta prórroga. La prórroga de la participación española no implica cambios en las misiones asignadas ni en el número de militares a desplegar, que se mantiene en 500 efectivos incluidos los representantes en Cuarteles Generales.

La OTAN acordó formalmente el pasado 1 de junio, en la reunión del Consejo del Atlántico Norte, prorrogar por otros 90 días la operación Unified Protector a partir del 27 de junio. Asimismo, en la reunión de ministros de Defensa de la Alianza celebrada los días 8 y 9 de junio, los aliados pusieron en valor la constatación de la importancia de todas las contribuciones para garantizar el éxito de las operaciones.

Por ello, el Consejo de Ministros ha aprobado este acuerdo para prorrogar la participación española en las operaciones de la OTAN para la resolución de la crisis de Libia, previa autorización del Congreso de los Diputados. España aporta en la actualidad cuatro aviones cazas F-18 y dos aviones de reabastecimiento en vuelo para el mantenimiento de la zona de exclusión aérea, así como una fragata, un submarino y un avión de vigilancia marítima para contribuir al embargo de armas y mercenarios a Libia.

Despliegue español desde el 19 de marzo

Conforme a lo establecido en la Ley Orgánica 5/2005, de la Defensa Nacional, el Consejo de Ministros acordó el 18 de marzo de este año, solicitar la autorización o, en su caso, la ratificación del Congreso de los Diputados previstas en los artículos 17.2 y 17.3 de dicha ley para la participación de fuerzas españolas en la resolución de la crisis de Libia, y autorizar el uso de bases militares españolas por las fuerzas extranjeras que actúen al amparo de las resoluciones 1970 (2011) y 1973 (2011) del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Ante la gravedad de la situación el día 19 de marzo, se produjo el despliegue inmediato de algunos de los recursos militares españoles previstos en el Acuerdo del Consejo de Ministros mencionado.

El presidente del Gobierno, en virtud de lo establecido en el citado artículo 17.3, de la Ley Orgánica de la Defensa Nacional, compareció ante el Pleno del Congreso de los Diputados el pasado 22 de marzo para solicitar la ratificación del Congreso de la participación de fuerzas españolas en la resolución de la crisis de Libia, ratificación que fue concedida con una muy amplia mayoría.

En esta comparecencia se comunicó el despliegue y participación de las unidades españolas en el marco de la crisis de Libia, disponiéndose un período de vigencia inicial de un mes para las unidades participantes en las operaciones de Zona de Exclusión Aérea y de tres meses para las participantes en las operaciones de embargo, pudiendo prorrogarse en ambos casos si las circunstancias así lo aconsejasen. Estos aspectos fueron recogidos en un posterior acuerdo de Consejo de Ministros de 25 de marzo.

Una vez iniciadas las operaciones, y a la vista de la evolución de la situación, mediante un nuevo Acuerdo de Consejo de Ministros de 15 de abril se sometió al Congreso la autorización de prórroga de la participación de las fuerzas españolas asignadas a las operaciones de la zona de exclusión aérea por dos meses más.

La participación en la resolución de la crisis como aliados de la OTAN, las necesidades de la operación internacional en Libia para proteger a la población frente a posibles ataques, y el compromiso español con los valores universales consagrados en la Carta de Naciones Unidas de respeto a la vida y los derechos de las personas aconsejan prorrogar la participación de las unidades militares españolas en la operación Unified Protector.