Ministerio de Defensa de España

Escudonota de prensa
Oficina de Comunicación

MINISTERIO
DE DEFENSA

El Presupuesto de Defensa para 2010 prima la seguridad de las tropas y la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas

07/10/2009 Twitter Comparecencia del secretario de Estado de Defensa en el Congreso

El secretario de Estado de Defensa, Constantino Méndez, ha señalado hoy, en su comparecencia ante la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados, que el Presupuesto de Defensa para el año 2010 responde al contexto general de contención del gasto. Se trata, por tanto, de unos presupuestos austeros, solidarios y comprometidos con el cambio de modelo productivo que exige la situación económica.

El Ministerio de Defensa presenta unas cuentas  en los que los créditos iniciales se contraen un 6,8 por ciento respecto al ejercicio 2009. Se pasa de 8.252,93 millones de euros en 2009 a 7.691,99 millones de euros para 2010.

Con esta dotación económica, los objetivos prioritarios establecidos para la elaboración del Presupuesto de Defensa, han sido dos:

  • La seguridad de los efectivos, lo que se traduce en la priorización de aquellas partidas de gasto relacionadas con este concepto, tales como los gastos operativos y el apoyo logístico.
  • La operatividad de las Fuerzas, condicionante necesario para que las Fuerzas Armadas desarrollen las misiones encomendadas, principalmente las derivadas de nuestros compromisos internacionales, al nivel requerido.

Junto a estas prioridades, el Presupuesto asegura la continuidad de las políticas de profesionalización de las Fuerzas Armadas y de modernización del armamento, el material y las infraestructuras, reordenando las prioridades de gasto en función de los compromisos y necesidades actuales del Departamento.

El secretario de Estado de Defensa ha efectuado una presentación pormenorizada de las cifras del Presupuesto, incidiendo en la plena coherencia del proyecto con las prioridades señaladas.

86.000 efectivos de tropa y marinería

Así, Méndez ha señalado que los créditos de personal, que ascenderán a 5.040 millones de euros, un 0,16 por 100 menos que en 2009, aseguran la cobertura de los gastos necesarios para la política de personal, esenciales en el proceso de profesionalización de las Fuerzas Armadas, y permitirán alcanzar una plantilla de tropa y marinería de 86.000 efectivos.

El capítulo de gasto corriente se mantiene en cifras similares a 2009 y alcanza los 1.043 millones de euros. El secretario de Estado señaló que el mantenimiento de las cifras en este capítulo, directamente relacionado con la seguridad y la preparación y empleo de las tropas, responde al compromiso del Gobierno de garantizar la plena operatividad de las Fuerzas Armadas.

El capítulo de inversiones es, en consecuencia, el que absorbe en mayor medida la reducción presupuestaria, situándose para 2010 en 1.202,05 millones de euros. Sin embargo, también en este caso, el tratamiento de los distintos programas no es homogéneo sino que responde a las prioridades establecidas. Esto explica, según expuso el secretario de Estado, que pese a la reducción global experimentada por este Capítulo, el programa de apoyo logístico, que atiende el sostenimiento y está directamente vinculado con la seguridad, se incremente un 3,59 por ciento.

El mayor impacto de la minoración de los créditos para inversión se aplica a los programas principales de adquisición de sistemas de armas. Se trata de grandes programas de compras, comprometidos básicamente entre 1997 y 2004, de ejecución muy prolongada en el tiempo, que con frecuencia experimentan retrasos y cuyo ritmo de pagos, en palabras de Méndez, es susceptible de renegociación con la industria para acomodarlo a las disponibilidades presupuestarias actuales.

SE MANTIENEN LOS PROGRAMAS EN CURSO

La dotación para los restantes programas de modernización, según expuso el secretario de Estado, atiende a la totalidad de los compromisos ya adquiridos con cargo al ejercicio 2010, manteniéndose todos los programas en curso, de forma que los ejércitos dispondrán de los mismos en los plazos previstos sin que se vea afectado el nivel de operatividad de la Fuerza.

El Presupuesto contempla, además, un saldo para inversiones no comprometido con el que poder atender las necesidades prioritarias que surjan durante el ejercicio, especialmente las dirigidas a incrementar los niveles de seguridad de nuestras Fuerzas Armadas.

En relación con el análisis orgánico del Presupuesto, el secretario de Estado puso de manifiesto que la reducción de los créditos se ha aplicado de forma destacada al órgano central de Ministerio, mientras que los Ejércitos experimentan minoraciones que se sitúan entre el 1,19 y el 2,76 por ciento, que aseguran en niveles adecuados la preparación y el empleo de la Fuerza.

En el marco de su comparecencia Méndez expuso, además, las principales líneas de trabajo del Departamento dirigidas a la reforma de los métodos de gestión, que tienen como objetivo la mejora estructural de los procesos de planificación y toma de decisiones, el establecimiento de las prioridades, la evaluación de los costes y los resultados, y la generación de una cultura de control, austeridad y eficiencia en todos los ámbitos de la actividad.