Ministerio de Defensa de España

Escudonota de prensa
Oficina de Comunicación

MINISTERIO
DE DEFENSA

FALLECE UN AFGANO POR UN DISPARO DE UNA PATRULLA ESPAÑOLA EN AFGANISTÁN

11/02/2008 Twitter Los soldados usaron las reglas de enfrentamiento de ISAF

Un ciudadano afgano falleció en la tarde de ayer en las proximidades de Farah-Rud, en Afganistán, al recibir un disparo de una patrulla española que circulaba por el lugar. Según los datos iniciales el disparo alcanzó de forma accidental al hombre ya que era un tiro de advertencia que se hizo contra el suelo y sin apuntar al vehículo en el que se desplazaba.

Sobre las 16.00 horas de ayer los integrantes de una sección de la compañía española QRF que realizaba tareas de escolta de un convoy de carburante, junto a soldados afganos e italianos, observaron cómo un vehículo 'Toyota' se acercaba en sentido contrario. Se encontraban en las proximidades de Farah-Rud, cerca de donde, en septiembre de 2007, dos paracaidistas españoles y un intérprete fallecieron en atentado.

De acuerdo con las normas de enfrentamiento de ISAF para actuar en defensa propia en caso de amenaza, la patrulla hizo señales al conductor para que detuviera el vehículo y se apartara, pero éste inició un movimiento de aproximación para situarse entre el quinto y sexto BMR del convoy. Informes de inteligencia previos habían alertado de la posibilidad de que un vehículo similar pudiera utilizarse para cometer un atentado contra ISAF.

Ante la posibilidad de que se tratara de un coche-bomba, se tomaron las medidas recogidas en el plan de operaciones de la misión. Así, se alertó al conductor mediante señales con la mano de que su proximidad no estaba permitida. En segundo lugar, se avisó con señales de luz para que detuviera el vehículo o se alejara pero tampoco hubo respuesta positiva.

En vista de ello, se hicieron disparos de aviso, primero al aire y después contra el suelo, sin apuntar directamente al vehículo sospechoso, momento en el que el conductor modificó su actitud. No fueron necesarios disparos directos tal y como establecen las normas de ISAF para casos de defensa propia.

De acuerdo con los datos preliminares de la investigación ordinaria en este tipo de sucesos, una bala rebotó en el suelo y después alcanzó al ocupante de uno de los asientos traseros del vehículo. Esta hipótesis ha sido avalada y confirmada por ISAF.

La Policía afgana se hizo cargo de los ocupantes del vehículo, dentro del cual no se encontraron armas o explosivos. Personal español de la base de Herat está tratando de ponerse en contacto con los familiares del fallecido para ofrecerles ayuda y quedar a su disposición.