Ministerio de Defensa de España

Escudonota de prensa
Oficina de Comunicación

MINISTERIO
DE DEFENSA

LA MORTALIDAD INFANTIL EN BADGHIS (AFGANISTÁN) SE HA REDUCIDO UN 70% DESDE LA PRESENCIA DE LOS MILITARES ESPAÑOLES EN LA PROVINCIA

29/09/2007 Twitter En poco más de dos años

Con los proyectos previstos para este año, el PRT español lleva invertidos más de 29 millones de euros en Afganistán

La mortalidad infantil se ha reducido un 70 por 100 en la provincia de Badghis (Afganistán) en los dos últimos años, desde que están presentes los militares españoles en el Equipo de Reconstrucción Provincial (PRT) de Qala i Naw, según datos facilitados por las autoridades provinciales.

En ese periodo, el PRT español ha contribuido también de una manera significativa a que se reduzca un 50 por ciento la tasa de analfabetismo en la provincia, principalmente entre las mujeres, y a la mejora de infraestructuras, asistencia sanitaria y creación de empleo.

El ministro de Defensa, José Antonio Alonso, considera muy importante labor que realizan las tropas españolas en la zona oeste de Afganistán, tanto directamente mediante proyectos de impacto rápido para ayudar de forma inmediata a la población y mejorar sus condiciones de vida, como mediante proyectos de medio y largo plazo en colaboración con la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI). A este respecto, Alonso ha afirmado que España está cumpliendo a plena satisfacción sus compromisos con Afganistán y con las Naciones Unidas.

Situada en la parte occidental del cuarto país más pobre del mundo, la provincia de Badghis (con una extensión de 20.590 kilómetros cuadrados y unos 413.000 habitantes) carece de infraestructuras adecuadas y de apoyo social, por lo que los principales esfuerzos de reconstrucción van dirigidos a la mejora en carreteras, sistemas higiénico-sanitarios, así como suministro de agua y electricidad.

En este sentido, el PRT español contribuye a ayudar al Gobierno afgano a implantar su estructura en todo el país y a crear un ambiente de estabilidad en su zona de responsabilidad, ofreciendo su apoyo al proceso de reconstrucción.

El Equipo de Reconstrucción Provincial está formado por un componente militar y un componente civil. Este último está integrado por personal de la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI), que coordina los grandes proyectos de reconstrucción de las principales carreteras de la provincia afgana, junto con la construcción de un nuevo hospital y la recuperación del sistema urbano de distribución de agua potable.

Proyectos de impacto inmediato

Los proyectos considerados como de impacto inmediato, por su repercusión a muy corto plazo tanto en la seguridad como en el bienestar ciudadano, son coordinados por la unidad de cooperación cívico-militar (CIMIC) del componente militar.

Entre los proyectos de impacto inmediato pueden destacarse, junto al alumbrado público, la restauración y construcción de orfanatos, colegios, bibliotecas, instalaciones deportivas, parques y mezquitas; la reparación de vehículos de la policía local, la reconstrucción de la prisión, la reparación y construcción de pozos y depuradoras, además de diversas donaciones de mobiliario y material para la enseñanza.

Dos años de reconstrucción

Los militares y cooperantes españoles desplegados en Qala i Naw, en el marco de la Fuerza Internacional para la Asistencia a Afganistán (ISAF), llevan desde mayo de 2005 cumpliendo su trabajo en la reconstrucción del país.

El Consejo de Ministros autorizó por primera vez la presencia de tropas españolas en Afganistán el 14 de diciembre de 2001, en el marco de la Operación 'Libertad Duradera' liderada por Estados Unidos. El 2 de julio de 2004, el Gobierno decidió poner fin a esa intervención, de manera que el contingente español sólo forma parte de ISAF, operación de Naciones Unidas liderada por la OTAN que cuenta en la actualidad con unos 8.000 efectivos de 36 países, de los que España aporta unos 690.

La presencia de los militares españoles en Qala i Naw y en Herat, donde se encuentra la base avanzada de apoyo (FSB), al igual que la del resto de los 36 países que componen el contingente de la ISAF, es la prueba del compromiso de la comunidad internacional para reconstruir y vertebrar socialmente un país desolado por años de conflictos.

En estos dos años, los soldados españoles han mejorado de forma directa las condiciones de vida de la población afgana. El PRT de Qala i Naw, integrado por 200 militares y ocho  miembros de la AECI, es el responsable de que las labores de reconstrucción sean una realidad palpable. Con los proyectos previstos para este año, el PRT español lleva invertidos más de 29 millones de euros en Afganistán.

Más de 150 kilómetros de carreteras

En materia de infraestructuras, el Equipo de Reconstrucción lleva construidos 150 kilómetros de carreteras en dos años, en una provincia en la que sólo había caminos sin asfaltar antes de la llegada de los españoles, y 15 puentes y vados entre 40 y 80 metros.

Asimismo, se ha rehabilitado la terminal del aeropuerto de Qala i Naw y se ha hormigonado una nueva pista de 2.100 metros que permite su utilización por aviones. Hasta entonces, el uso del aeródromo se ceñía a helicópteros, lo que reducía notablemente la capacidad de movimientos y logística de toda la región.

Además, el PRT ha proporcionado suministro eléctrico a más de 15.000 personas, con la instalación de alumbrado en las calles y edificios públicos de la ciudad, y ha permitido el suministro de agua potable a unas 18.000 personas en el ámbito urbano y 25.000 en el ámbito rural, donde se han construido 75 pozos. Junto a la canalización de agua potable y saneamiento, también se ha puesto en marcha el alcantarillado municipal en Qala i Naw.

Asistencia y formación sanitaria

En materia sanitaria, el personal militar español ha atendido a más de 36.000 afganos desde mayo de 2005 y ha contribuido en la formación de 60 matronas y 20 médicos locales, principalmente traumatólogos, pediatras y ginecólogas. De esta manera, han hecho posible que en dos años se atiendan 8.000 partos en las 36 clínicas de la provincia, sobre todo en el ámbito rural, y que se lleven a cabo más de 3.500 intervenciones quirúrgicas y 53.000 atenciones ambulatorias.

Igualmente, el PRT ha facilitado que todas las clínicas y dispensarios de Badghis cuenten con medicamentos, y que los niños sean vacunados contra la poliomelitis y la viruela. Los resultados de estas mejoras sanitarias son elocuentes, como demuestran los datos de la tasa de mortalidad infantil, reducida en un 70 por ciento en los últimos dos años, y la tasa de mortalidad materno-infantil en el parto, que ha disminuido un 40 por ciento en el mismo periodo.

Mejoras educativas

La provincia de Badghis también ha experimentado una notable mejoría en materia educativa. Desde mayo de 2005 se han creado 28.800 plazas escolares, seis escuelas en edificaciones y 35 en tiendas. Así, el número de niños escolarizados supera ya los 52.000, y el número de niñas asciende a 16.360 (anteriormente las niñas no acudían a la escuela).

Además, se ha reducido a la mitad la tasa de analfabetismo y, en materia de género, se ha producido un avance significativo: unas 6.300 mujeres asisten anualmente a cursos de alfabetización, algo que estaba prohibido durante el régimen taliban.

Todos los proyectos llevados a cabo por el PRT español han contribuido, paralelamente, a la mejora del empleo y la renta de la población de Badghis. En estos dos años, se han creado 25 empresas en la provincia que han sido subcontratadas por el Equipo de Reconstrucción y se han generado una media 450 puestos de trabajo mensuales.