Ministerio de Defensa de España

Escudonota de prensa
Oficina de Comunicación

MINISTERIO
DE DEFENSA

APORTACIÓN ESPAÑOLA A LA FUERZA DE RESPUESTA DE LA OTAN DURANTE EL SEGUNDO SEMESTRE

02/07/2004 Twitter

El primero de julio se inicia la 3ª rotación de aportación de fuerzas de las naciones aliadas a la Fuerza de Respuesta de la OTAN (NRF), en el período que concluirá a final de diciembre de 2004. La aportación española comprometida para la presente rotación incluye:

Ejército de Tierra:

  • Una Unidad de Operaciones Especiales y personal para el cuartel general del Mando Componente de Operaciones Especiales de la NRF (NRF-SOF CC).
  • Una batería anti-aérea
  • Un Escuadrón de Reconocimiento de Caballería
  • Una Sección de Reconocimiento NBQ
  • Un elemento de descontaminación NBQ

Armada:

  • Un buque de apoyo logístico
  • Un cazaminas
  • Una fragata

Ejército del Aire:

  • Un escuadrón de cazabombarderos F-18
  • Reabastecimiento en vuelo desde un B-707
  • Dos transportes CASA-235
  • Transporte para el cuartel general desplegable en C-130 "Hercules"
  • Transporte de unidades de reconocimiento NBQ en C-130 "Hercules"
  • Una Unidad de Defensa Aérea de la Escuadrilla de Apoyo al Despliegue (EADA)

Aportación española hasta el 30 de junio (Rotaciones 1 y 2)

La contribución española a la NRF se ha programado bajo el criterio de concentración sucesiva de los esfuerzos marítimo y terrestre, durante los períodos en los que se ejercerá el mando de los respectivos componentes de esta nueva fuerza aliada. Durante las dos primeras rotaciones, en las que se ha ejercido el mando del Componente Marítimo, el Ejército de Tierra ha aportado dos equipos PSYOPS y una Compañía de Operaciones Especiales. Está previsto que en la quinta rotación, de julio a diciembre de 2005, el Cuartel General Terrestre de Alta Disponibilidad español, con sede en Bétera (Valencia), se haga cargo del mando del Componente Terrestre de la NRF, con la aportación de una fuerza aproximada a una unidad de tipo Brigada

Durante las rotaciones 1ª y 2ª, la Armada española ha efectuado una importante contribución al Componente Marítimo de la NRF, que ha estado al mando del vicealmirante jefe del Cuartel General Marítimo de Alta Disponibilidad español, a bordo del buque de mando 'Castilla', que ha tenido a su cargo el planeamiento y conducción de las operaciones. La aportación de fuerzas ha comprendido: el portaaviones 'Príncipe de Asturias' y su unidad aérea embarcada (compuesta de cazabombarderos de despegue/aterrizaje vertical/corto AV-8B 'Harrier-Plus' y helicópteros), una fragata, un submarino, un cazaminas y un buque de apoyo logístico, además de una fuerza de desembarco combinada hispano-italiana.

Al término de estos dos primeros períodos, ayer, jueves 1 de julio, ha tenido lugar en la base naval de Rota, la ceremonia de transferencia del mando del Componente Marítimo de la NRF, del vicealmirante español José Antonio Martínez Sáinz-Rozas al contralmirante Charles Style, de la Armada británica, que encabeza desde ahora dicho componente.

El Ejército del Aire participa en el Componente Aéreo de la NRF, manteniendo una presencia significativa y constante, que durante las rotaciones 1ª y 2ª ha consistido en un escuadrón de F-18, dos helicópteros de rescate en combate (CSAR), un avión de transporte táctico, un avión de inteligencia electrónica, un avión de reabastecimiento en vuelo y elementos de apoyo al despliegue.

La NATO Response Force

 

La OTAN acordó crear la NRF en la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de Praga de noviembre de 2002. El concepto de la fuerza quedó definido y aprobado en la reunión de ministros de Defensa de Bruselas de junio de 2003, y la puesta en marcha definitiva se aprobó en la reunión informal que mantuvieron los ministros de Defensa a principios de octubre del 2003, en Colorado Springs (EEUU). La ceremonia de activación tuvo lugar en el cuartel general del Mando Conjunto Aliado Norte, en Brunssum (Países Bajos), el 15 de octubre de 2003.

La NRF es un conjunto de fuerzas conjuntas multinacionales de alta disponibilidad, tecnológicamente avanzadas, flexibles, desplegables, interoperables y sostenibles. Está capacitada para cumplir misiones de forma independiente o como parte de una fuerza de mayor entidad, para las operaciones militares de gran alcance de la Alianza Atlántica. Cuando sea requerida para realizar una operación determinada, ajustará los efectivos precisos para la misma y los desplegará rápidamente en cualquier escenario, en el que podrá sostenerse por sí misma durante un mes.

La misión de la NRF será el despliegue rápido en cualquier lugar, tanto con fines disuasorios, como para ejecutar operaciones definidas en el artículo 5 del Tratado del Atlántico Norte, relativo a la defensa colectiva, o a operaciones no incluidas en dicho artículo, como las de gestión de crisis, estabilización, mantenimiento de paz, etc., normalmente como fuerza inicial, seguida de otras de mayor entidad.

Esta fuerza está compuesta por las contribuciones nacionales de los países de la Alianza, que se aportan en turnos rotatorios de seis meses, para alcanzar unos niveles de efectivos y capacidades constantes, previstos para cada uno de sus Mandos Componentes: Terrestre, Marítimo, Aéreo y de Operaciones Especiales, con sus respectivos cuarteles generales y fuerzas atribuidas. Las unidades permanecen en sus respectivas bases nacionales.