Ministerio de Defensa de España

Transcripción

“Buenos días señores y señoras:

Quería, soldados, decirles algunas palabras, a ustedes y a sus compañeros. Porque les voy a pedir que se las trasmitan especialmente de Orden del Ministro de Defensa del Gobierno de España.

Vaya por delante el recuerdo emocionado y de nuevo mi más sincero reconocimiento al soldado Hernández Seminario, fallecido en el conocido atentado que sufrieron ustedes en Afganistán.

La decisión de volver a Afganistán ha sido una decisión suya, una decisión personal, de todos y cada uno de ustedes.

Esa decisión acredita, evidentemente, coraje. Y el coraje es un valor indudablemente personal pero no solo, es mucho más que el valor que ustedes han acreditado, acreditan y seguirán acreditando en el futuro desde un punto de vista personal.

El coraje es también la vocación de servir a su país y la vocación de hacerlo allá donde la gente más lo necesita.

Yo he estado en Afganistán fue lo primero que hice cuando llegué al Gobierno viajar hasta el país para que más allá de las crónicas y de lo que te dicen los informes, ver de primera mano que era lo que estaba ocurriendo en ese país y en qué situación estaba.

Y por lo tanto sé de lo que hablo de primera mano y sé el excelente trabajo que están haciendo nuestras tropas en Afganistán, junto, no lo olvidemos, al resto de los 36 países de la Comunidad Internacional que están ayudando a reconstruir civilmente el país.

Porque ustedes deben tener claro que a Afganistán van, permanecen y trabajan en el marco de la misión Isaf de las Naciones Unidas.

Se lo pide el órgano más legítimo de la Comunidad Internacional. Nos lo pide.

Y están en el marco de una misión claramente establecida por las propias Naciones Unidades: ayudar al Gobierno legítimo de Afganistán, creando un suelo de seguridad para que el país pueda ser reconstruido, para que pueda existir infraestructura civil, para que puedan existir escenarios de convivencia elementales, para que puedan existir instituciones del incipiente gobierno afgano que hagan viable el país.

Por lo tanto, están trabajando en el marco de esa misión de las Naciones Unidas de reconstrucción civil del país, por y para los ciudadanos de Afganistán, y también a través de ellos, por y para nosotros los españoles.

Y además, ustedes están en Afganistán, no lo olviden, con el apoyo de sus ciudadanos representados en el Parlamento.

Es el Parlamento el que autoriza de una manera prácticamente unánime el envío y el mantenimiento de nuestras tropas

Y están y van a seguir estando con un objetivo noble, como les decía, ayudar a crear el suelo de seguridad indispensable para que el país se desarrolle, para que sea viable, para que el país, con ustedes también, haga frente a los peligros.

Saben que hay terrorismo, lo saben ustedes mejor que nadie. Saben que hay crimen organizado, saben que hay mucho narcotráfico y saben que hay muchos grupos armados que hacen difícil la convivencia.

Y, precisamente por eso mismo, están allí nuestros ejércitos. Los ejércitos de esos 36 países mandatados por las Naciones Unidas.

Les pido soldados que tengan en cuenta lo que les he dicho. Pero también les pido que se lo trasmitan a sus mandos y a compañeros en Afganistán de parte del ministro de Defensa del Gobierno de España.

Estamos orgullosos de su trabajo, estamos orgullosos de pertenecer y ser, en mi caso, responsable político directo de un ejército tan profesional y que está haciendo una labor de tanta importancia.

Sigan por ese camino. Sepan que tienen el apoyo del Gobierno y la sociedad española.

Y trasmitan este saludo, este abrazo y estas consideraciones que le hemos hecho a sus mandos y compañeros en Afganistán de parte del ministro de Defensa del Gobierno de España.

Muchas gracias por su trabajo y adelante.”