Escudonota de prensa
Oficina de Comunicación

MINISTERIO
DE DEFENSA

Volar con los pies en el suelo

16/04/2018 Twitter

Las Fuerzas Armadas disponen de 13 tipos de drones que emplean en ejercicios, despliegues en el exterior y en apoyo de actividades civiles.

El Ministerio de Defensa trabaja ya en los proyectos I+D sobre enjambres de drones y sistemas anti RPAS.

El Ejército de Tierra ha podido desplegar este año, por primera vez en una campaña antártica, un RPAS —acrónimo inglés de Sistema Aéreo Remotamente Tripulado— sobre isla Decepción, donde se encuentra la base militar española Gabriel de Castilla. «Un vuelo mágico», asegura desde el continente helado el capitán Antonio Donis en su condición de piloto de los tres pequeños cuadricópteros Phantom II. Sus imágenes, tomadas a 500 metros de altitud en tramos de hasta un kilómetro de distancia, han servido, entre otros trabajos, para realizar levantamientos topográficos que permitirán generar modelos digitales de la isla y estudios volcánicos o trazar rutas seguras de evacuación de la misma.

A más de 14.200 kilómetros de la base Gabriel de Castilla, en Irak, dos aeronaves de ala fija del sistema Scan Eagle, operan en el centro de adiestramiento de Taji, integrados en el Grupo Táctico de Operaciones Especiales español.

Los miembros de la 11ª Escuadrilla de Aeronaves de la Armada lanzan sus drones de 22 kilos de peso hasta casi 5.500 metros de altitud pudiendo cubrir un radio de acción de alrededor de 150 kilómetros en misiones de force protection sobre instalaciones militares y de vigilancia de itinerarios terrestres, entre otras muchas misiones de inteligencia y reconocimiento, en apoyo de la coalición internacional que lucha contra el Daeshen el marco de la operación Inherent Resolve.

La Antártida e Irak son tan solo dos muestras, las más recientes, de cómo las Fuerzas Armadas vuelan con los pies en el suelo desde 2008. Ese año desplegaron en Afganistán los Searcher MK II Jde la Plataforma Aérea Sensorizada de Inteligencia (PASI) y los Mini Raven RQ11B. Éstos y otros tipos de drones operan actualmente en escenarios como Malí, República Centroafricana, líbano, letonia y el Océano Índico..., y son utilizados también en territorio nacional en ejercicios de instrucción y adiestramiento y campañas contraincendios. Los militares españoles disponen de hasta trece tipos de RPAS. Algunos se encuentran en servicio, otros en fase de experimentación, pero todos responden, por cometido, a las siglas en inglés ISR —Inteligencia, Vigilancia y Reconocimiento—, y por peso al despegue, distancia recorrida y altitud, a las Clases I y II establecidas por la OTAN. La primera se subdivide a su vez en tres categorías: Micro, como el Phantom II, de menos de dos kilos de peso; Mini, por debajo de los 20 kilos, como el Raven, y la Small, de menos de 150, en la que se integra el ScanEagle. Los de la Clase I conforman el segmento táctico de los RPAS militares. Los de la Clase II, de hasta 600 kilos de peso, también son tácticos, aunque algunos, como el Searcher—400 kilos de peso, 250 kilómetros de alcance y
6.000 metros de techo—, se sitúan en el nivel operacional.

ENLACE AL ARTÍCULO COMPLETO:

Foto: General Atomics

Más Info

  • Volar con los pies en el suelo